Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Expertos europeos descubren un nuevo método para detectar el mal de las vacas locas

Se basa en moléculas brillantes que sirven para detectar y caracterizar priones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 23 noviembre de 2007
Un grupo de investigadores europeos ha descubierto un nuevo método para detectar la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), conocida comúnmente como la enfermedad de las vacas locas, según informa la agencia Cordis. Este sistema se basa en moléculas brillantes que sirven para detectar y caracterizar unos agentes infecciosos llamados priones, que son los causantes de la EEB.

Aunque los priones no se transmiten fácilmente de una especie a otra, una vez que se han introducido en una nueva especie, pueden adaptarse rápidamente y ser contagiosos. Los niveles de EEB están descendiendo actualmente, pero con otras enfermedades de priones pasa lo contrario, y preocupa que puedan infectar a los seres humanos. «Debido a que las cepas de priones pueden variar dependiendo de su capacidad de transmisión a los humanos, la discriminación de cepas es de gran interés para el diagnóstico de priones y la salud pública», explican los investigadores en un artículo publicado en la revista 'Nature Methods'.<`> Estos expertos inocularon cuatro tipos diferentes de enfermedades de priones a ratones en varias generaciones consecutivas. Con el tiempo surgieron nuevas cepas de priones, haciendo que las enfermedades fueran más mortales para los roedores. Luego tomaron muestras de tejido y las tiñeron con una molécula fluorescente llamada polímero conjugado luminiscente. Cuando el polímero se une a los priones cambia el color. Al alterar la molécula, los investigadores pudieron conseguir que mostrara diferentes colores para las diferentes enfermedades de priones.

Este método podría utilizarse en el cribado de productos sanguíneos. En el Reino Unido, más de 60 personas recibieron sangre de donantes que después se descubrió que estaban infectados con Creutzfeldt-Jakob, la forma humana de la EEB.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones