Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Expertos granadinos aportan más datos sobre el desarrollo de cryptosporidium

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 16 octubre de 2003

in vitro. “Hay que tener en cuenta que hoy en día no existe ningún tratamiento eficaz contra este parásito. Todas las estrategias que se utilizan en el presente son de tipo sintomático, lo cual es demasiado arriesgado en casos extremos como los de los enfermos de SIDA”, asegura Maria José Rosales, una de las investigadoras. Rosales, junto con Carmen Mascaró, ha descubierto que existen una serie de fases en el desarrollo del protozoo que no habían sido descritas con anterioridad.

En este sentido, se abre la posibilidad de probar tratamientos nuevos. Existen herbicidas y agentes quimioterapéuticos que pueden ser muy efectivos en la lucha contra el Cryptosporidium. “Encontrar un fármaco eficaz es algo que puede estar lejos o cerca. Nunca se sabe en el trabajo científico, dónde acaba el esfuerzo y comienza la suerte”, asegura Mascaró. Entre las principales vías de propagación, hay que prestar atención, además del agua, la cadena alimenticia. En otros países de nuestro entorno ya se están realizando controles en productos como carne, leche, mariscos y agua de suministro doméstico. El fin último es detectar el parásito y comprobar qué tipo de tratamientos soportaría cada uno de ellos.

Mascaró y Rosales trabajan en la localización de rutas de infección por cryptosporidiosis en la provincia de Granada. Según las expertas, hay muchos tipos, y se sabe que hasta cinco de ellos pueden infectar al hombre. Dentro de cada especie, hay genotipos. Dentro del denominado Cryptosporidium parvum, se sabe que los genotipos 1 y 2 afectan al ser humano. Además, dentro de cada uno de ellos hay distintas virulencias, hasta 50 en el caso del genotipo 1.

Según informa la Universidad de Granada, en España se podría poner en marcha un sistema de análisis protozoológico en aguas. El equipo andaluz tiene formalizada una patente en relación con estas técnicas de detección de este parásito, que se detectó por primera vez en humanos en 1976. Hasta esa fecha, se creía que el Cryptosporidium sólo afectaba a animales, sobre todo a ganadería bovina. A diferencia de la salmonelosis, este parásito se contagia con una dosis muy pequeña y se propaga con gran facilidad por el agua.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones