Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Francisco Casero, Presidente del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE)

«Lo más difícil de la agricultura ecológica es cambiar la mentalidad»

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 30 mayo de 2002
El Reglamento 2092/91 de la Normativa Europea define y determina qué se entiende por agricultura ecológica y cuáles son los procesos que se pueden aplicar. Este modelo de agricultura, cada vez más extendido, se basa en mantener la efectividad a corto y largo plazo, no utilizar productos químicos de síntesis, cuidar del bienestar de los animales, el respeto del medio ambiente y garantizar que el producto que llega a los consumidores es de calidad.

¿Cómo se organizan los comités de agricultura ecológica y cual es el papel que juegan?

El Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE) fue el primero de su tipo que se creó a nivel estatal, en 1991. Nuestro comité se estructura en diferentes departamentos, desde administración, control y certificación, hasta los departamentos de formación en investigación y desarrollo y promoción. Todos los procesos que deben cumplir los productores se basan en el Reglamento 2092/91. El papel de los Comités es velar y garantizar que se cumplen las normas del reglamento europeo sobre agricultura ecológica.

¿Cuáles son los pasos que debe seguir un productor de alimentos ecológicos para apuntarse a este modelo de explotación?

En un primer paso, tras el proceso previo de información, nos remiten la documentación necesaria: nombre, empresa, titularidad de la finca o los planos catastrales, entre otros documentos. Posteriormente, el servicio de control del CAAE visita la empresa o la industria para elaborar un informe que pasa al departamento de certificación y control. Posteriormente, el control será anual, emitiéndose un certificado de conformidad que señala que el producto se puede vender.

¿Por qué motivo no se puede pasar el control?

En los controles que se realizan, si se detecta alguna anomalía en el producto, como por ejemplo algún tipo de residuo, se abre expediente y no se da el certificado de conformidad. Es decir, se adoptan, las medidas oportunas para que el producto no llegue al consumidor, retirándose el logo identificativo.

¿Cuáles son los cultivos más frecuentes?

En el caso de la agricultura ecológica en Andalucía, se puede decir que los cultivos más frecuentes son los mismos que la agricultura convencional pero en menor proporción. El mayoritario es el olivar y tras él frutos secos, cereales y productos hortifrutícolas.

¿Y la ganadería ecológica?

En estos momentos hay 178 explotaciones ganaderas, entre porcino, vacuno, ovino, caprino y aviar (ponedoras y carne). El sector apícola esta adquiriendo cada vez más fuerza.

¿Cuál es la diferencia de precio frente a un producto convencional?

Suele oscilar entre un 20-40%. El margen es más reducido en la venta directa o a través de asociaciones pero de todas formas el precio depende de la oferta y la demanda.

Andalucía es el primer productor, ¿pero es también el primer consumidor de estos alimentos?

Hay que decir que al mercado propio, al interno, va lo mínimo. La mayor parte se exporta a grandes ciudades, dentro de España, además de a un total de 22 países.

¿Cómo ve el campo de la distribución?

La administraciones deberían promocionar líneas de apoyo tanto en lo que refiere a la distribución como a las centrales de ventas; por otro lado, no podemos descuidar temas tan fundamentales como la investigación y la formación. En investigación sin duda se debe trabajar mucho más cerca de la Universidad. Podríamos decir, por tanto, que la agricultura y ganadería ecológicas son sectores que, cada vez más, necesitan no sólo una mentalidad de productor sino también empresarial.

¿Este modelo de producción cada vez cuenta con más relevancia?

En 1991 la superficie dedicada a los cultivos ecológicos era de 1642 hectáreas y en la actualidad supera las 120.000. Desde esa fecha Andalucía, después de Italia, ha sido la zona que ha experimentado un mayor crecimiento en Europa. Aunque todavía representamos el 2% del total de la producción, somos un sector pequeño pero en crecimiento continuo.
La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en un estudio publicado en 2000 planteaba, que anualmente, el crecimiento de la agricultura ecológica no sería inferior al 20%. Son datos significativo a los que se suman los efectos de las crisis alimentarias en la confianza de los consumidores y la política agraria de la Unión Europea que camina a un futuro con protección del medio ambiente, además, claro está de garantizar la calidad de los productos alimenticios.
En estos momentos en el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, entre productores elaboradores y trasformadores, están inscritas 3900 personas pero todavía nos queda mucho para llegar a países como Suiza, tanto a nivel de superficie dedicada a estos cultivos como respecto al consumo.

¿Cuáles son los retos más inmediatos que se plantean?

Lo más difícil de la agricultura ecológica es el cambio de mentalidad, saber que tienes que hacer las cosas de otra manera. Por ejemplo, que los productores sepan que una plaga no tiene que ser mala en un momento determinado, sino que lo importante radica en conocer cuáles son las medidas preventivas que se deben adoptar para que no suceda. O saber cómo se debe actuar para mantener el equilibrio porque en ocasiones para eliminar una plaga lo que se consigue es romper el equilibrio. Desde el CAAE promocionamos determinadas campañas destinadas a mantener este equilibrio en el ecosistema.

¿La información es también un reto?

La gente esta más informada que antes pero todavía creo que no lo suficiente. Es importante el papel de divulgación e información que juegan los medios de comunicación. En mi opinión, hace falta mayor concienciación entre los consumidores para saber el papel que juega la alimentación y valorarla en su justa medida.


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones