Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Hallan las pruebas genéticas de la transformación de la “Salmonella enteritidis” en un patógeno virulento

Este descubrimiento podría ayudar algún día a reducir los niveles de infección en granjas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 8 abril de 2009
Las pruebas genéticas sobre el proceso evolutivo que transformó la "Salmonella enteritidis" de una bacteria inocua a un patógeno virulento han sido descubiertas por un equipo científico del Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos (ARS, en sus siglas inglesas).

Los investigadores han examinado las pruebas evolutivas para determinar cómo algunas cepas de "Salmonella enteritidis" llegaron a ser patogénicas. Y es que una mejor comprensión de cómo el patógeno evoluciona e infecta las gallinas en la granja podría ayudar algún día a reducir los niveles de infección, señaló la veterinaria Jean Guard-Bouldin, de la Unidad de Investigación de la Seguridad y Calidad de Huevos, centro dependiente del ARS.

El equipo científico descubrió que las cepas de "Salmonella enteritidis" son tan similares genéticamente que parecen idénticas, pero estas bacterias se comportan de manera diferente una vez que están dentro de las gallinas. Para distinguir entre los genomas aparentemente idénticos, los investigadores emplearon una técnica llamada "mapa mutacional del genoma entero" para analizar cepas múltiples.

Cepa híbrida

Guard-Bouldin y su grupo llegaron así a calcular cuándo la "Salmonella enteritidis" llegó a ser capaz de entrar en el huevo desde los órganos reproductivos de la gallina. Y este cambio ocurrió aproximadamente hace 36 años, según los científicos. Al parecer, un intercambio a gran escala de ADN entre cepas, relacionado con el surgimiento de contaminación de los huevos, creó una cepa híbrida de este patógeno.

Esta cepa híbrida tuvo la capacidad de contaminar los contenidos internos de los huevos. Más tarde, la cepa se separó para formar dos linajes, cada uno de los cuales contuvo un virus. Los dos linajes nuevos continuaron evolucionando y finalmente comenzaron a variar en su capacidad de contaminar huevos y sobrevivir en la granja.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones