Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Importación de aves salvajes y seguridad alimentaria

La importación legal de aves salvajes en la UE se respalda con nuevos criterios científicos realizados por la EFSA para minimizar el riesgo de enfermedades

img_aviar_p 1

La Comisión Europea, cada vez más consciente de la importancia de la sanidad y bienestar animal, lleva tiempo trabajando para fortalecer el control en este campo. La última de estas tareas acaba presentarla la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que ha realizado, a petición comunitaria, un análisis del riesgo de la introducción de agentes infecciosos «exóticos» en la Unión Europea a través de la importación de aves salvajes. Pese a que los expertos reconocen que el riesgo varía según el tipo de especie, no niegan que existe una alta probabilidad de que ciertas especies sean portadoras de enfermedades infecciosas.

Muchas de las aves salvajes que se importan en la Unión Europea tienen como destino lugares similares a los de las aves domésticas, y la mayoría van a parar a zoológicos. La Comisión Europea ha solicitado a los expertos en sanidad y bienestar animal de la EFSA (AHAW) un análisis del riesgo en varios aspectos, como el riesgo de introducir agentes infecciosos «exóticos» en las poblaciones de la UE. El informe científico que acaba de presentar ahora la EFSA ha tenido en cuenta dos gravámenes de riesgo cualitativos, uno para la salud y el otro para el bienestar.

Una de las máximas prioridades es mantener la importación de aves salvajes bajo controles exhaustivos y reducir el alto riesgo de mortalidad y sufrimiento en las aves salvajes que se importan actualmente. Con el punto de mira en tres enfermedades (gripe aviar, enfermedad de Newcastle y clamidiosis), el consejo científico repasa las necesidad en este campo y apuesta por mejorar la trazabilidad y el control en terceros países; analizar todas las aves en los puntos de entrada de la UE; armonizar los actuales métodos de control y, por último, mejorar las medidas de bioseguridad para evitar la contaminación cruzada durante el transporte de los animales. Todo esto respecto a la sanidad.

En cuanto al bienestar, la valoración científica apuesta por mejorar los aspectos relacionados con la exportación, especialmente de las condiciones de captura, cuidado y transporte y mejorar las condiciones de cautiverio en la cría de aves. Las valoraciones se han basado en datos relacionados con la importación legal de aves salvajes, no así de las importaciones ilegales por la falta de datos disponibles. La Comisión Europea utilizará este dictamen para dirigir la futura política comunitaria en cuanto a salud y bienestar animal relacionadas con importaciones.

A más control mayor seguridad

El 88% de las aves salvajes importadas en 2005 procedían del continente africano, mientras que el origen del 78% ha sido africano Según la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un acuerdo internacional entre 169 gobiernos cuyo cometido es controlar las exportaciones e importaciones de especies vulnerables, la UE es la principal importadora de aves salvajes (con unas 800.000 aves importadas al año desde 1999). Dado el volumen de esta actividad, parece lógica la política comunitaria sobre el desarrollo de nuevas y más rápidas técnicas de diagnóstico para el control de enfermedades.

Las recomendaciones presentadas ahora vienen a ser un complemento a las de 2004, cuando el Comité Científico de la UE presentó el informe sobre salud y bienestar animal El bienestar de animales durante el transporte. En él se hacía referencia a los principios generales que rigen a todas las especies animales en la importancia del bienestar animal durante el transporte, que si bien varía en función de cada especie, sí mantienen especificaciones concretas para todas. Bajo criterios científicos se ha considerado que cualquier condición inadecuada de transporte afecta a los animales, por lo que éste debe ser tan corto como sea posible. Una de las medidas fundamentales para prevenir la extensión de enfermedades infecciosas debe ser garantizar el estado de salud en la población de origen. Para ello, una inspección clínica y desinfección adecuada de los vehículos son imprescindibles. En el caso de las aves silvestres el contacto con otros animales debe reducirse al máximo es imprescindible establecer periodos de cuarentena o de aislamiento.

Establecer una clara separación entre aves de corral y aves salvajes es minimizar el riesgo de contaminación por patógenos. En la mayoría de los casos, sin embargo, las enfermedades bacterianas que puedan afectar a las aves salvajes constituyen un problema epidemiológico mínimo ya que demostrarán muestras clínicas y, por consiguiente, podrán ser tratados con antibióticos.

GRIPE AVIAR, UN CASO PARTICULAR

Img aves2

La gripe aviar ocupa un lugar destacado dentro de la prevención de enfermedades animales. Desde la detección de un brote de gripe aviar causado por una cepa del virus altamente patógeno en el sudeste asiático en 2004, la Comisión empezó a adoptar medidas de protección contra la enfermedad dentro de las fronteras comunitarias. Una de ellas se refiere a la importación de aves salvajes, que durará hasta el 30 de noviembre y que prohíbe de forma explícita la importación de aves salvajes a gran escala procedentes de terceros países.

En octubre de 2005 la UE adoptaba las primeras medidas para el control de la gripe aviar y que han sido prolongadas hasta el 31 de diciembre de 2006. Las medidas incluyen la prohibición de importar aves salvajes a excepción de las aves de corral con fines comerciales. Croacia se agrega a la lista de los países en los que se aplican restricciones en el ámbito doméstico, como Noruega, Suiza o Islandia. Dentro de las acciones, los Estados miembros han acordado mantener el programa preventivo holandés de vacunación, aprobado en febrero de 2006, y que cubre otras especies como gansos.

El virus de la gripe aviar ha hecho acto de presencia ya al menos en aves silvestres de diez países de la UE (Grecia, Italia, Eslovenia, Hungría, Austria, Alemania, Francia, Eslovaquia, Suecia, Polonia, Dinamarca, República Checa y Reino Unido.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones