Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Irlanda retira la carne de cerdo distribuida desde septiembre porque detecta casos de infección con toxinas

Las autoridades aseguran que es solo una medida de precaución y subrayan que no existe apenas riesgo para la población

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 7 diciembre de 2008
El Gobierno de Irlanda dio el sábado la orden de retirar del mercado toda la carne de cerdo de origen irlandés manufacturada y distribuida desde el pasado septiembre ya que existe la posibilidad de que se encuentre infectada con toxinas nocivas. De todas maneras ha tranquilizado a los consumidores asegurando que el riesgo para la población es muy pequeño.

Las autoridades del país europeo han detectado restos químicos en cerdos de nueve granjas irlandesas que estaban en el matadero. Los expertos han detectado una dioxina, del tipo policlorinato de bifenilo, en los animales que, según apuntan las primeras investigaciones, se habrían infectado a través del pienso.

Al parecer el pienso podría haber estado expuesto a aceite diésel, verdadero origen de la infección. Desde FSAI, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Irlanda, se ha declarado que "el tipo de dioxina encontrado indica que está relacionado con una contaminación por aceite".

La FSAI ha emitido un comunicado en el que afirma que el problema de contaminación comenzó el pasado septiembre. La presencia de dioxinas se detectó en un ingrediente de un pienso distribuido por un proveedor a cuarenta granjas del país. Ante la teoría del origen de la contaminación en el aceite se ha procedido a investigar su presencia y los primeros datos apuntan a que este tipo de aceite se habría encontrado en una empresa irlandesa que utiliza pan y pasta reciclados para hacer piensos para cerdos. Este pienso fue distribuido a nueve productores porcinos.

La Asociación de Granjeros Irlandeses (IFA, en sus siglas inglesas) ha afirmado que las granjas afectadas ya habían sido aisladas y que la retirada de la carne era una medida de precaución pero remarcaron que la gran mayoría de los productos existentes en el mercado eran seguros.

Riesgo mínimo y rápida actuación

La Autoridad irlandesa de Seguridad Alimenticia (FSA) ha señalado que la medida de retirar la carne es sólo de precaución y subraya que no existe riesgo para la población.

El riesgo sanitario por el consumo de esta carne es “muy, muy bajo”, según el responsable adjunto de la FSAI Alan Reilly. De todas maneras se recomienda a los ciudadanos que no consuman productos elaborados con carne porcina irlandesa.

La agencia sanitaria aseguró que las personas que hayan consumido carne procina desde el 1 de septiembre no tienen por qué acudir al médico, ya que las dioxinas sólo llegan a perjudicar la salud si se está expuesto a ellas por largos periodos de tiempo.

La Comisión Europea ha declarado que Irlanda había actuado bien y a tiempo en la retirada de los productos porcinos locales.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones