Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La Comisión Europea actúa contra algunos países para la protección de las aguas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 15 enero de 2004
La Comisión Europea insta a España a que se detenga la contaminación de la playa de Motilla, en Valencia, y ha pedido a Irlanda que refuerce la protección de las aguas destinadas a la cría de moluscos. A Alemania le pide que mejore su aplicación de la normativa comunitaria sobre nitratos. El incumplimiento de la legislación puede provocar la contaminación de ríos, lagos y aguas costeras, lo que puede presentar riesgos para la sanidad pública.

"Pedimos a los Estados miembros que mejoren las medidas de cumplimiento de la legislación comunitaria en materia de aguas, lo que contribuirá a salvaguardar el medio ambiente y la salud humana", reconoce Margot Wallström, comisaria de Medio ambiente. A España, la Comisión ha enviado un último apercibimiento por escrito por incumplir la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas y la Directiva sobre aguas de baño en Sueca, en la región de Valencia. En Motilla, la inadecuada modernización de las operaciones de tratamiento de las aguas residuales en el área ha provocado la contaminación de las aguas de la playa.

En Portugal, la Comisión ha informado que el país no está respetando la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas ni la Directiva marco sobre residuos. Según las autoridades portuguesas, en 2004 entrarán en funcionamiento nuevas instalaciones de reducción de la contaminación. Irlanda ha recibido un apercibimiento por contravenir la Directiva sobre moluscos al designar y proteger insuficientes aguas. Según la Comisión, Irlanda sólo dispone de 14 áreas de aguas para la cría de moluscos aptas, aunque existen varios cientos de explotaciones comerciales con moluscos alrededor de la costa irlandesa.


Directiva sobre aguas de consumo

La Directiva sobre las aguas de consumo establece normas de calidad para las aguas destinadas al consumo y es un instrumento clave para garantizar la salud pública. Estas normas se aplican a una serie de sustancias, propiedades y organismos. La Directiva es más estricta en cuanto a los parámetros microbiológicos debido a sus implicaciones para la salud pública.

Por otro lado, la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas aborda la contaminación por nutrientes, bacterias y virus causada por las aguas residuales urbanas. La Directiva requiere que los centros urbanos cumplan normas mínimas de recogida y tratamiento de las aguas residuales en plazos fijados en la misma. Otra Directiva sobre nitratos tiene por objeto prevenir la introducción en las aguas de superficie y las aguas freáticas de niveles excesivos de nitratos debidos a la presencia de cantidades excesivas de fertilizantes y residuos agrícolas.

La Directiva sobre moluscos obliga a los Estados miembros a designar aguas que es necesario proteger o mejorar para la cría de moluscos. También requiere que se establezcan normas de calidad obligatorias en las aguas designadas y que los Estados miembros hagan muestreos regulares y establezcan programas de reducción de la contaminación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones