Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La EFSA actualiza los dictámenes sobre riesgos asociados al consumo de productos caprinos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 3 febrero de 2005
Tras la confirmación, por parte del Laboratorio Comunitario de Referencia, de que una cabra francesa tiene una infección de EEB, el Comité BIOHAZ ha descrito el estado actual del conocimiento sobre la situación en la evaluación de riesgos relacionados con la EEB por lo que respecta al consumo de carne de cabra y productos cárnicos caprinos. En cuanto a los posibles riesgos para la salud relacionados con el consumo de leche y productos lácteos derivados, el Grupo de Trabajo Científico sobre EEB/EET del Comité coincide en afirmar que "en vista de los conocimientos científicos actuales e independientemente de su procedencia geográfica, la leche y los derivados lácteos procedentes de pequeños rumiantes presentan pocas posibilidades de suponer riesgos de contagio de EET, siempre que la leche proceda de animales sanos".

En cuanto al asesoramiento científico sobre la seguridad de la carne de cabra y los productos cárnicos caprinos, y tras un estudio de su viabilidad, el Comité BIOHAZ declara que existen grandes deficiencias de información que dificultan una evaluación cuantitativa de los riesgos relacionados con la EEB/EET. En concreto, el Comité señala la ausencia de información sobre el consumo de carne de cabra y productos cárnicos caprinos, así como de otros datos necesarios para calibrar el grado de exposición, sobre todo en cuanto a la incidencia real de la infección de EEB en cabras en condiciones naturales y la distribución de la infecciosidad en los tejidos caprinos.

Actualmente, los datos epidemiológicos existentes no demuestran que exista una relación entre el consumo de carne de cabra o productos cárnicos caprinos y la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (vECJ), aseguran los expertos. Sin embargo, el Comité BIOHAZ reconoce que no hay suficientes datos sobre el periodo de incubación de la vECJ ni sobre los niveles de exposición de la población humana, lo cual limita la fiabilidad de esta observación.

No han perdido su validez las recomendaciones sobre la seguridad de los productos de la cabra tal y como quedaron formuladas en el dictamen del Comité Científico Director (SSC) de abril de 2002 sobre "Safe sourcing of small ruminants' material" (Provisión segura de material de pequeños rumiantes), y reiteradas en el dictamen del Comité Científico sobre Riesgos Biológicos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria sobre "La interpretación de los resultados obtenidos por el sistema de vigilancia de la UE para encefalopatías espongiformes transmisibles (EET) en animales ovinos y caprinos, estrategias de sacrificios selectivos en casos de EET en pequeños rumiantes y la seguridad de ciertos productos de pequeños rumiantes en relación con las EET" del 26 de noviembre de 2003.

Con todo, el Comité BIOHAZ reconoce que se necesita más información para poder calibrar la trascendencia del caso individual francés, así como que se debe llevar a cabo una evaluación cuantitativa de los riesgos relacionados con la EEB derivados del consumo de carne de cabra y productos cárnicos caprinos. Se espera que esto pueda llevarse a cabo antes de julio de 2005 si se consiguen datos pertinentes.

Etiquetas:

cabra eeb eet efsa Francia

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones