Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La higiene, la conservación y una cocción adecuada son las claves para evitar intoxicaciones alimentarias

La bacteria de la salmonella es la causante del 77% de enfermedades de este tipo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 11 agosto de 2009
Las prácticas higiénicas y un adecuado manipulado de los alimentos reducen en gran medida el riesgo de infecciones alimentarias. Con la llegada del verano, es necesario extremar las precauciones, ya que el calor favorece la proliferación de las bacterias.Las autoridades sanitarias aconsejan extremar las condiciones higiénicas en la cocina como táctica para evitar problemas con los microbios. Lavarse las manos con frecuencia es una práctica muy aconsejable a la hora de manipular alimentos. Además, hay que mantener una adecuada limpieza en las superficies de trabajo, así como en los utensilios de cocina. También se aconseja lavar estos instrumentos tras haber manipulado alimentos crudos.

Otra de las principales medidas de prevención para comer seguro es realizar una cocción adecuada, que alcance, al menos, los 65º. En el caso de las carnes, hay que cerciorarse de que el calor llega al interior de las piezas. El pescado, si va a consumirse crudo o marinado (salmueras o sushi, por ejemplo), se recomienda congelarlo antes durante un periodo de, al menos, 48 horas. De este modo, se evitarán posibles intoxicaciones por anisakis.

Una adquisición segura y responsable de los alimentos también puede ayudar a escapar de las infecciones. Comprobar el etiquetado, mirar las fechas de caducidad y las condiciones de conservación son prácticas muy aconsejables. Los alimentos frescos y el uso de aguas cloradas son otros elementos que contribuyen a la calidad alimentaria.

No hay que olvidar que es necesario conservar los alimentos a una temperatura adecuada, máxime en verano. Se tienen que guardar en el frigorífico aquéllos que no se vayan a consumir, incluso los cocinados, que una vez fríos se deben refrigerar también. A la hora de descongelar, es importante no hacerlo a temperatura ambiente, sino en la nevera.

En España, la salmonella es la causante del 77% de enfermedades de origen alimentario. Su presencia es más frecuente en los preparados con huevos crudos o poco cocinados, aunque también se puede encontrar, en menor medida, en carnes mal elaboradas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones