Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria > Normativa legal

La legislación alimentaria se dirige hacia un nuevo consumo seguro

Delimitación de responsabilidades

El nuevo marco jurídico se ha dotado también de un régimen de responsabilidades para el caso de incumplimiento de los requisitos de seguridad de los alimentos. En este sentido se delimitan las responsabilidades de todos los que intervienen a lo largo de toda la cadena alimentaria.


La posición dominante del explotador de la empresa alimentaria en el mercado y su experiencia lo convierten en el responsable legal principal de la seguridad, por su mayor capacidad para diseñar un sistema seguro de suministro de alimentos y conseguir que los alimentos sean seguros. Sus obligaciones se extienden más allá de las de su propio ámbito originario de supervisión, estando obligados a la vigilancia y el control de las empresas que están bajo su control y a verificar que cumplen con los requisitos de la legislación alimentaria.Los productores están obligados a cumplir los requisitos de la legislación alimentaria y son los responsables de la seguridad del producto final

De la misma forma se les imponen determinadas obligaciones en caso de advertir que incumplen los citados requisitos de seguridad, como la retirada del producto, la información a las autoridades competentes y a los consumidores, e incluso la recuperación del producto inseguro del mercado.

El nuevo marco jurídico excluye como responsable legal principal de la seguridad alimentaria a los Estados miembros, que ahora tienen atribuida una función de control y verificación del cumplimiento de las obligaciones de todos los operadores económicos, así como la de velar por el cumplimiento de la legislación alimentaria en general. Incluso, y por lo que respecta a la comercialización de alimentos en España, la Administración va a estar exenta de responsabilidad patrimonial si las consecuencias que se pueden derivar de la defectuosidad de un alimento es debida a los denominados «riesgos de desarrollo», es decir, que cuando se puso en circulación el producto alimenticio se desconocían los efectos perjudiciales o los defectos que presentaba.

El papel del consumidor

En todo este novedoso marco legal el consumidor no se va a quedar exento de cumplimentar toda una serie de obligaciones, e incluso de asumir económicamente sus propios errores.


La mayor o menor diligencia exigible al consumidor va a estar en relación directa con la información y la formación que éste reciba, tanto de las administraciones públicas (como «protectoras» del orden alimentario y de la salud y seguridad de los consumidores), como por parte de los diferentes operadores económicos, ya sea a través de las etiquetas de los productos como a través de otros medios adecuados.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto