Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La ola de calor repercute en los costes de agricultores y ganaderos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 11 agosto de 2003
El campo andaluz empezó la campaña con buenos precedentes (el valor de la de 2002 superó los 9.000 millones de euros, registro récord) y mejores augurios: como el año anterior, el agua acumulada en los pantanos garantizaba los riegos. Los primeros avances de producción, señala El País, indicaban que la cosecha que termina este año sería sólo ligeramente inferior a la que acabó en 2002. El consejero de Agricultura, Paulino Plata, adelantó en julio que la campaña hortícola, la más temprana, se ha mantenido estable, con una producción superior (2,6 millones de toneladas) y un valor global algo inferior (1.454 millones de euros).

Sin embargo, en otros cultivos y producciones, la ola de calor de este mes, que ya tuvo su avance en el valle del Guadalquivir en junio, rebajará sensiblemente las previsiones. "En los cultivos de riego, hay sobre todo un problema de encarecimiento de costes", explica El País José Vázquez, técnico de Asaja. Las reservas de los embalses han permitido que los cultivos no se echen a perder, pero a costa de "muchos riegos extra". Según las cuentas de las asociaciones agrarias Asaja y COAG, los cereales, ya recolectados, apenas se han visto afectados por la ola de calor. La mayor necesidad de agua está pasando factura a los árboles frutales, la aceituna de mesa, el algodón y, en menor medida, el maíz y el girasol. El intenso calor ha llevado también a adelantar la vendimia, ha afectado el nivel de azúcar de la remolacha y ha reforzado las plagas.

Del mismo modo, destaca el rotativo en su edición andaluza, el calor ha afectado negativamente la producción cárnica, en especial la de pollos. Las altas temperaturas están causando la mortandad de hasta el 30% de los ejemplares en algunas granjas, según técnicos de COAG. Por otra parte, la disminución de pastos está influyendo también en el tamaño medio y la calidad final de la cabaña porcina y ovina.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones