Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La peste bovina se considerará erradicada en todo el mundo en los próximos meses

Sería la primera vez que la humanidad logra eliminar una enfermedad animal

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 1 diciembre de 2009
A lo largo de los próximos 18 meses, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), junto a otros asociados, declararán de manera oficial que la peste bovina -una de las más devastadoras enfermedades animales que se conocen-, se ha erradicado. Será la primera vez en la historia que la humanidad tiene éxito al eliminar una enfermedad animal.

La peste bovina no afecta de forma directa a los humanos, pero es letal para el ganado y los animales ungulados (con pezuña). Los índices de mortalidad durante los brotes pueden alcanzar el 100%. Causada por un virus y propagada por contacto y a través de materiales contaminados, la peste bovina ha acabado con millones de vacas, búfalos, yaks y sus parientes silvestres, además de causar cuantiosas pérdidas económicas y contribuir durante milenios a las hambrunas y a las revueltas sociales.

En su momento álgido, en la década de 1920, la huella de la peste bovina se extendía desde Escandinavia hasta el Cabo de Buena Esperanza y desde la costa atlántica de África hasta las islas de Filipinas. Se llegaron a señalar brotes en Brasil y en Australia. A principios de la década de 1980, la enfermedad todavía destruía rebaños en todo el mundo y provocaba devastadoras epidemias en el sur de Asia, Oriente Medio y África. Las pérdidas en Nigeria en esa década alcanzaron los 2.000 millones de dólares. Un brote en 1994 en el norte de Pakistán aniquiló a más de 50.000 vacas y búfalos antes de poder ser controlado con la ayuda de la FAO.

Aunque algunos países hicieron progresos durante el siglo XX en la lucha contra la peste bovina en sus propios territorios, la enfermedad sobrevivió y se mantuvo en otros, lo que creó reservorios desde los cuales se propagaba con regularidad. Con el desarrollo de una nueva vacuna, desde 1960 se hicieron esfuerzos para combatir la peste bovina a gran escala a través de varias campañas regionales. Aunque satisfactorios en un primer momento, estos programas fueron suspendidos demasiado pronto, algo que permitió que la enfermedad regresara con fuerza.

Desde finales de la década de 1980, la FAO comenzó a mantener una serie de encuentros regulares con expertos en sanidad animal de todo el mundo, así como con organizaciones internacionales clave como la OIE y la Oficina Interafricana de Recursos Animales. El resultado fue un programa general de alto nivel que uniera actividades nacionales y regionales en una campaña mundial concertada contra la enfermedad. Los participantes en los encuentros coincidieron en que la FAO era la institución mejor capacitada para supervisar esa red de trabajo. En 1994, y tras una serie de consultas para obtener recomendaciones de expertos de todo el mundo, se lanzó el programa mundial de erradicación de la peste bovina.

Como consecuencia de este esfuerzo conjunto, la peste bovina empezó a retroceder de forma lenta pero segura. A principios de 2000, el virus de la peste bovina se limitaba a partes del "ecosistema somalí", un área que cubre el sur de Somalia y zonas adyacentes de Etiopia y Kenia, donde su huella podría todavía encontrarse en el flujo sanguíneo de ciertas poblaciones animales. El último brote de la enfermedad se registró en Kenia en 2001. Entre 1994 y 2009, cerca de 170 países y territorios lograron eliminar la peste. Hoy parece que el último reservorio de la peste ha sido eliminado, lo que abre la puerta para certificar la total erradicación de la peste bovina a escala mundial.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones