Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La salud animal en red

Una red veterinaria estadounidense desarrolla herramientas para detectar y controlar las enfermedades animales

La salud animal se alía en EEUU con una red de veterinarios que conecta con científicos no sólo estadounidenses sino de todo el mundo. El macro-proyecto pretende dar un empujón a la caracterización y al tratamiento de una amplia gama de enfermedades animales, especialmente de aves de corral, ganado porcino, salmones y truchas. La iniciativa se materializará en forma de vacunas y nuevas pruebas destinadas a controlar las enfermedades animales que amenazan la agricultura y la seguridad alimentaria.

Universidades, instituciones y la industria alimentaria están representados en la nueva red veterinaria estadounidense, coordinada por expertos del Centro de Investigación Agrícola Betlsville (BARC, en sus siglas inglesas), perteneciente al Servicio de Investigación Agrícola de EEUU (ARS). La meta es clara: crear herramientas capaces de detectar enfermedades animales y medir las acciones más adecuadas para tratarlas. La idea parte de la necesidad de establecer mecanismos de acción útiles en la diagnosis de una amplia variedad de enfermedad, en el mejoramiento de vacunas y en el desarrollo de tratamientos profilácticos en aquellos casos en los que sea necesario.

El proyecto se divide en tres ejes centrales, cada uno de ellos supervisados por expertos en inmunología. Así, veterinarios de la Universidad de Massachussets conducirán el grupo de ganado vacuno y ovino. En el laboratorio de enfermedades animales del BARC, Joan Lunney, inmunogenetista, coordinará la investigación porcina y, por último, el inmunólogo Hyun Lillehoj se encargará de gestionar las aves de corral. En todos estos casos, la investigación se encamina al desarrollo de vacunas y proteínas como anticuerpos (responsables de las enfermedades por bacterias y virus) que ayuden a destruirlas.

Ejes de la acción veterinaria

La red veterinaria estadounidense inicia su andadura partiendo de la base de que un animal sano acaba convirtiéndose en un alimento seguro En el seno de la red veterinaria se analizarán de forma especial las citocinas, proteínas implicadas, entre otras funciones, en la regulación del mecanismo de la inflamación, y se dividen en proinflamatorias y antiinflamatorias. Los coordinadores del proyecto, cada uno en su campo, identificarán las proteínas y los genes específicos de cada una de las especies animales, y enviarán el material a un laboratorio donde se almacenarán en unos «bancos de células» estadounidenses y europeos. El objetivo es que este banco sea accesible a buena parte de la comunidad científica.

Acciones como la descrita pretenden reducir, entre otras cosas, los costes económicos que provocan las enfermedades animales por parásitos y por organismos infecciosos en ganado y aves de corral, así como disminuir el riesgo de transmisión a las personas. Cada grupo de expertos se ha fijado como meta desarrollar un total de 20 reactivos nuevos (utilizados para el diagnóstico de las enfermedades más comunes) durante los próximos cuatro años. Una evaluación dirigida por expertos internacionales será la encargada de establecer cuáles de los procesos de diagnóstico acabarán convirtiéndose en el modelo a seguir.

Principales enfermedades

Entre las enfermedades que se incluyen en la lista de la nueva red está la coccidiosis, una enfermedad provocada por el parásito microscópico Coccidio, con especial «afinidad» por aves de corral. Esta enfermedad, cuyo coste por pérdidas en granjas estadounidenses supera los 563.000 euros anuales, según los investigadores, afecta sobre todo a la capacidad de las aves de absorber los alimentos y que se traduce en elevadas cifras de mortalidad. La enfermedad de Marek, producida por Herpesvirus, es otra de las patologías en la que los expertos trabajarán en el desarrollo de nuevos tratamientos y vacunas, especialmente útiles si se tiene en cuenta que se trata de un problema con un grado de dificultad para controlarlo muy elevado debido a la resistencia que presentan los virus a los desinfectantes que se usan de forma habitual.

En el ganado porcino, la lucha por garantizar una producción segura se centra en el control de infecciones bacterianas y de virus reproductivos y respiratorios, una de las amenazas más generalizadas actualmente en estos animales y cuyos costes rozan en EEUU los 403.000 millones de euros, según el ARS.

ENSAYOS GENÉTICOS


Expertos estadounidenses han presentado recientemente uno de los últimos avances en producción animal que sustituye los métodos tradicionales de crianza de ganado por la selección asistida por marcadores, un proceso que incorpora ensayos de ADN en sistemas tradicionales de evaluación genética.

Estos ensayos se han asociado a los rasgos más importantes del animal, y los expertos del ARS esperan que puedan incorporarse en los procesos de selección actuales, basados en una evaluación visual que estima la calidad genética del animal.

La calidad de la carne o la capacidad de fertilidad de los animales son algunos de los rasgos que podrían intensificarse con la técnica desarrollada, que podría extenderse a otros sectores de producción. Los expertos confían en que mejorar las características más valoradas de cada especie animal ponga a disposición de los consumidores productos de mayor calidad.

Etiquetas:

nus

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto