Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

La UE decide levantar las restricciones de movimiento por la PPC en cinco comarcas de Girona

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 6 marzo de 2002
La prohibición queda así restringida a tres zonas de la provincia de Barcelona, Ripollès, La Garrotxa y La Selva. El dictamen será aprobado oficialmente por la Comisión Europea en los próximos días, que deberá aprobar además la prorrogación de que los animales de las zonas de protección y vigilancia se trasladen al matadero, cuya carne se podrá comercializar tras un tratamiento de calor.

Sin embargo, y según informa La Vanguardia, es posible que esta última medida no pueda llevarse a cabo ya que muchos de los mataderos no disponen de los servicios adecuados para cumplirla. En el caso de que no aparezcan nuevos casos, la Generalitat catalana podrá levantar las restricciones de movimiento para los cerdos con destino al mercado interno, es decir, dentro de la comunidad catalana.

Los ganaderos catalanes, que se han visto afectados desde el pasado mes de diciembre por 12 focos de peste porcina clásica, confían en que las medidas aprobadas por el Comité Veterinario Permanente podrían aplicarse el próximo 31 de marzo, siempre y cuando no aparezcan nuevos casos de la epizootia.

Sacrificio de cerdos en Extremadura

La Junta de Extremadura, por su parte, ordenó el pasado mes de enero el sacrificio de unos 3.000 cerdos en una explotación de La Garrovilla (Cáceres) ante la sospecha de que los animales pudieran estar afectados por la PPC. Tras el sacrificio, los análisis de las muestras remitidas al Laboratorio de referencia de Algete, en Madrid, determinaron que los animales sufrían leptospirosis, enfermedad provocada por una bacteria.

Se trata, según ha informado El País, de una enfermedad no contagiosa que afecta al ganado porcino, suele presentarse en explotaciones con un sistema de producción intensivo en el que los animales pueden ingerir aguas contaminadas. La medida adoptada por la Junta de Extremadura se sustenta además en la existencia de focos de peste porcina clásica en Cataluña.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones