Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Las ”vacas locas” no han alterado los menús escolares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 14 mayo de 2001

Con el tiempo, los comedores se han ido transformando en un complemento del sistema educativo y suponen una importante contribución a la organización de la vida familiar, al permitir compaginar los horarios laborales de los adultos con la jornada escolar de los más pequeños de la casa. Además, suponen una solución básica al factor distancia, ya que muchos alumnos diariamente se desplazan varios kilómetros desde su ciudad hasta su centro educativo más próximo.

Los Consejos Escolares (órganos que cuentan con la representación de profesores, padres de alumnos y personal del centro) son los que dan la aprobación a los menús que degustan cada día los pequeños gourmets. El objetivo principal es proporcionar una dieta equilibrada que garantice las necesidades nutricionales y la calidad de los productos. Pero este equilibrio en la dieta, ¿continuó tras la aparición de la crisis de las vacas locas o se eliminó la carne de vacuno de los menús? En gran parte de los casos consultados, la carne de ternera sigue estando presente en los platos de los “pequeños usuarios”, si bien los Consejos Escolares pidieron que se extremasen las medidas y exigieron de los suministradores un mayor control sanitario y de seguridad. Sólo en algunos colegios el Consejo Escolar decidió suspender del menú este tipo de carne. La medida continuará vigente hasta que la situación sea menos alarmante.

Aunque la decisión de suspender la carne de vacuno de la composición de los menús corresponde a los consejos escolares, el pasado mes de diciembre se dio un caso excepcional en el Ayuntamiento de Albacete. Su concejalía de educación, como medida cautelar y debido a las peticiones de algunos padres, decidió retirar este tipo de carne en las escuelas de su jurisdicción. Los alumnos de ese municipio no han vuelto a comer vacuno en las escuelas desde entonces.


No hay peticiones alarmantes


Pese a que la alarma corrió desde el principio en boca de todos, lo cierto es que el volumen de medidas tomadas desde entonces ha sido más bien escaso. Desde el inicio de la crisis, ninguna de las consejerías de educación de las Comunidades Autónomas consultadas ha recibido peticiones para retirar de forma urgente la carne de ternera de los comedores escolares de Educación Primaria. Pese a ello, en todos los casos se decidió acatar las normas sanitarias vigentes y se garantizó que la carne cumplía las normas de calidad y seguridad.

Las Asociaciones de Padres de diferentes puntos de España tampoco registraron ninguna reacción alarmante en la que se solicitase retirar la carne de vacuno de los menús. No obstante, entre las asociaciones consultadas destaca el sentimiento común de poner más énfasis en las medidas de control sanitario sobre los alimentos que se sirven en los menús. Desde algunas asociaciones se apunta que la carne de ternera, que se sirve muchas veces en forma de hamburguesas o de albóndigas, suele ser más cara y por ello se tiende a sustituirla por otras que resultan más económicas a la hora de confeccionar un menú. La carne de cerdo o de pollo son las más beneficiadas en este caso.

En numerosos colegios, y ante la avalancha de noticias en los primeros momentos de la crisis, se optó por facilitar información de fuentes oficiales para que los padres pudiesen tener una opinión más formada sobre el tema. En ocasiones, y aunque la petición de suspender este tipo de carne llegase de unos pocos padres, se decidió retirar la ternera del menú. Este fue el caso de una Asociación de Padres y Madres de Alumnos en Madrid. “Un padre solicitó que a su hijo no se sirviese este tipo de carne”. Para evitar males mayores, se optó por dar satisfacción a la demanda.

A falta de datos oficiales, todo apunta a que se trata de una de las pocas excepciones que confirman la regla. La ternera, por norma general, continúa en los platos, si bien los padres de sus consumidores están mucho más informados. Sólo en determinados casos, y ante la duda, se ha optado por eliminarla de los menús.


La doble función de los comedores


Los comedores escolares, según destaca la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), cumplen una doble función. Por una parte, contribuyen mediante menús más o menos equilibrados a las necesidades nutritivas de los más pequeños; por la otra, ayudan a desarrollar hábitos o conocimientos alimentarios, higiénicos y de relación social. Favorecen, además, la continuidad del horario lectivo con actividades extraescolares complementarias.

Hoy por hoy, son muchos los alumnos que diariamente conviven con sus compañeros de aula a la hora de la comida, según fuentes de diversas Consejerías de Educación. En Andalucía, por ejemplo, 58.340 alumnos de primaria comparten el tiempo de la comida, mientras que en las Comunidades de Cantabria y Extremadura se sirven más de 5.000 menús escolares al día en cada una de ellas. En Aragón los centros con comedores escolares no llegan a 150, mientras que en Galicia superan los 350.

En el caso de Andalucía, la Consejería de Educación dedica este curso 1.756 millones de pesetas a financiar ayudas destinadas a los alumnos usuarios de comedores escolares. Del total de 58.340 alumnos, cerca de la mitad accede de forma gratuita a este servicio. Estos casos son para los alumnos que cursan estudios en una localidad diferente, además de los hijos de familias temporeras o itinerantes con el fin de facilitar su escolarización.

Las familias reciben la información sobre los menús que consumen sus hijos en la escuela. Gracias a ello, pueden equilibrar en casa el resto de comidas diarias. Los expertos en nutrición apuntan que la hora del almuerzo supone el 30% del valor calórico que los más pequeños necesitan consumir diariamente. Y remarcan que en general se suele pecar de desayunos escasos y cenas al gusto del niño (pizza, fritos) que no siempre son las mejores opciones en una dieta sana y equilibrada.

Los tres puntos débiles


Un estudio realizado por la revista Consumer sobre menús escolares detectaba, desde el punto de vista nutritivo, tres defectos básicos en su composición. En buena parte de los casos analizados se constató la ausencia de verduras, pescado y fruta en cantidades suficientes. En el trabajo se analizaron los menús escolares diarios que consumían 29.019 alumnos que estudiaban en centros públicos y privados de Álava, Alicante, Barcelona, Vizcaya, Burgos, Cantabria, Castellón, Guipúzcoa, La Rioja, Navarra, Murcia y Valencia.

Aunque no estaban representadas todas las comunidades, podían deducirse del estudio ciertas peculiaridades geográficas. Por ejemplo en centros del Levante español, se ponía menos verdura que en Navarra; el consumo de pescado era menor en centros de Burgos, Cantabria, Castellón y La Rioja; mientras que el plato de legumbre tenía mayor presencia en las comunidades del Norte. Pero también había puntos positivos, entre ellos el consumo frecuente de fruta y el bajo consumo de postres excesivamente dulces.

En las conclusiones del estudio se apuntaba la necesidad de fijar algunos de los pilares típicos de la dieta mediterránea en los menús escolares, como es un consumo equilibrado de fruta, verdura y pescado.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones