Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Los conejos no son resistentes a la infección por priones

Los priones son los agentes patógenos responsables de las encefalopatías espongiformes transmisibles

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 13 marzo de 2012
Una investigación del Laboratorio de Priones del centro de investigación vasco Cic Biogune, liderada por el Dr. Joaquín Castilla, ha probado que los conejos, que hasta ahora se consideraban inmunes a las enfermedades priónicas, también pueden desarrollar estas infecciones. Los priones son los agentes patógenos responsables de las encefalopatías espongiformes transmisibles (EETs), también llamadas enfermedades priónicas.

Cic Biogune explica que durante más de cuatro décadas se ha considerado a los conejos resistentes a la infección por priones. Esta certeza estaba basada en las inoculaciones experimentales a la que fue sometida esta especie con priones de distintas procedencias y que resultaron negativas. Además, "no consta registro alguno de encefalopatías espongiformes transmisibles en la naturaleza y nunca se han diagnosticado enfermedades priónicas en conejos de los zoológicos en los que se utilizaron piensos contaminados con el agente causal de las 'vacas locas' y que hizo enfermar a la mayoría de las especies en cautividad".

Todos estos datos parecían confirmar que los conejos estaban a salvo de la infección por priones, pero la investigación del Cic Biogune, publicada en la revista especializada "Proceedings of the National Academy of Sciences", ha probado que, a pesar de que muestran una resistencia inusual a las enfermedades priónicas en comparación con otros mamíferos, los conejos también pueden contraer estas infecciones.

Según Joaquín Castilla, "nuestro principal enfoque se centra en estudios realizados in vitro, en el tubo de ensayo, donde reproducimos el fenómeno de replicación de los priones que ocurre en el animal, pero de una forma más rápida y eficiente. Tratamos de verificar en nuestro laboratorio si la resistencia aparente de los conejos era o no infranqueable. El resultado fue sorprendente pues prácticamente todos los priones utilizados en el tubo de ensayo con origen diverso (bovino, ovino, cérvido, etc.) fueron capaces de generar in vitro un prión de conejo". Era la primera vez que se veía un prión de origen lepórido (de conejo), asegura Castilla.

Tras la fase de laboratorio, el equipo del Dr. Castilla procedió a estudiar en los propios conejos la infectividad del producto generado in vitro. En línea con estudios realizados desde hace varias décadas, se observó una importante resistencia de los conejos, una resistencia que sin embargo no era total. De tal forma que casi 800 días después de la inoculación, un único animal resultó infectado, mientras que después de cuatro años el resto de los animales permanecían completamente sanos.

Una de las características principales de un prión es su capacidad de transmitirse entre sus congéneres, por lo que la prueba definitiva de la obtención de un prión de conejo fue su inoculación en dos modelos animales, conejos y ratones transgénicos, que en vez de producir la proteína con capacidad replicativa de ratón, producían una proteína de conejo. Hizo falta alrededor de un año de trabajo en el caso de los ratones transgénicos, y un año y medio en el caso de los conejos, para demostrar la eficiente capacidad del prión de conejo para transmitirse a través de la misma especie. Si bien estos datos confirman que los conejos no pueden considerarse una especie resistente a los priones, "los tiempos de incubación tan largos que requiere su replicación predicen que sea poco probable que pueda ocurrir una epidemia como la de las vacas locas", precisó Cic Biogune.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones