Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Los estudios sobre aceite de oliva reciben reconocimiento internacional

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 21 diciembre de 2004
Según las investigaciones, se han validado los efectos positivos para la salud del aceite de oliva, que permite amortiguar los mecanismos que conducen a la arteriosclerosis. Francisco Pérez Jiménez, responsable de Unidad de Lípidos y Arteriosclerosis del Hospital Reina Sofía, asegura que la FDA ha reconocido las cualidades del aceite de oliva como producto beneficioso para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria. Para ello, la agencia seleccionó 73 estudios de todo el mundo, de los que quedaron doce de la máxima categoría y de éstos últimos se apoyaron cuatro.

Los estudios del Reina Sofía constatan los efectos asombrosos del consumo de una alimentación mediterránea rica en aceite de oliva sobre el metabolismo lipídico, sobre los factores de riesgo que motivan la manifestación de enfermedades cardiovasculares, sobre la función de las arterias en pacientes con hipercolesterolemia. La FDA ha propuesto que la etiqueta que llevará el aceite de oliva explique que hay "evidencias científicas, limitadas y no concluyentes, de que ingerir 23 g de aceite de oliva diariamente puede reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias debido a las grasas monoinsaturadas presentes en el aceite de oliva".

Para lograr este beneficio, el aceite de oliva debe reemplazar una cantidad similar de grasas saturadas y no incrementar el número total de calorías ingeridas diariamente.


Efectos antiiflamatorios

Por otro lado, la American Journal Clinical Nutrition ha publicado un estudio del Reina Sofía sobre los efectos antiinflamatorios del aceite de oliva en las células que obstruyen las paredes de las arterias. Este trabajo ha permitido comparar las ventajas del consumo de aceite de oliva (un tipo de aceite vegetal rico en grasas monoinsaturadas) respecto a otros alimentos ricos en grasas saturadas (mantequilla) y omega-3 de origen vegetal (nueces).

El trabajo concluye que el consumo de aceite de oliva no modifica el proceso proinflamatorio que favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, mientras que sí cambia cuando se ingieren los otros productos. Los expertos aseguran que la gran aportación del aceite de oliva se debe a que actúa, principalmente, aumentando los niveles de LDL (colesterol bueno) y reduciendo el HDL (colesterol malo), reduce la tensión arterial, mejora los procesos inflamatorios relacionados con al arteriosclerosis, induce la disminución de la tendencia a padecer fenómenos trombóticos y embólicos, mejora el control de la diabetes y la predisposición y el riesgo a padecerla, controla los todos los factores relacionados con el síndrome metabólico y reduce el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones