Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Los Veintisiete rechazan obligar a Austria y Hungría a cultivar maíz transgénico

La Comisión Europea insiste en que no existen evidencias científicas sobre la peligrosidad del producto

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 marzo de 2009
La propuesta de la Comisión Europea de obligar a Austria y Hungría a cultivar el maíz transgénico MON 810 de la multinacional norteamericana Monsanto fue ayer rechazada por los países de la UE. Sólo cinco Estados -Reino Unido, Holanda, Suecia, Estonia y Finlandia- apoyaron la propuesta de Bruselas, que pedía a los ministros de Medio Ambiente votar el levantamiento de las cláusulas de salvaguarda establecidas por ambos países.

"Es una victoria histórica", dijo el ministro austriaco de Medio Ambiente, Nikolaus Berlakovich. Además, este resultado anticipa una nueva derrota para la Comisión cuando los países de la UE sean convocados a votar para obligar a Francia y Grecia a levantar sus restricciones al cultivo del maíz MON 810, según estimó un responsable europeo.

Fuentes comunitarias explicaron que la decisión de impulsar una votación contra las medidas de salvaguarda de Austria y Hungría fue del presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso. Los Veintisiete están tradicionalmente divididos sobre el cultivo de organismos modificados genéticamente (OMG) y se requería una mayoría de 225 votos para rechazar la petición de la Comisión Europea.

No se rinde

Bruselas "toma nota del voto de los Estados miembros", admitió una portavoz del Ejecutivo de la UE, aunque dio a entender que continuará intentando que Austria y Hungría den marcha atrás con su prohibición. Si la ciencia dice que no hay evidencia de que el producto es peligroso, "no hay razón" para estar en contra, aseguró. "Se puede invocar el principio de precaución, pero hay que probarlo de algún modo", agregó la portavoz.

La UE autoriza la comercialización de OGM, pero una sola semilla, la MON 810, es cultivada en su territorio tras haber sido homologada hace 10 años, en 1998. La renovación de su autorización está siendo evaluada en la actualidad por la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), que ha pedido a Monsanto "informaciones adicionales sobre el impacto medioambiental" del cultivo en cuestión. Bruselas ya había fracasado el pasado 16 de febrero en un primer intento de forzar a Francia y Grecia a autorizar la reanudación del cultivo del citado maíz transgénico.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones