Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Rusia levantará parcialmente el veto a las importaciones españolas de porcino

La Organización Mundial de la Salud corrige a uno de sus expertos y dice que comer cerdo es seguro

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 8 mayo de 2009
El director general de Recursos Agrícolas y Ganaderos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Carlos Escribano, aseguró ayer que Rusia levantará en "unos días" el veto a la carne de porcino y sus derivados. Pero la medida no es total porque sólo afectará a la carne proveniente de las comunidades autónomas en las que no se hayan confirmado contagios de gripe A, esto es Canarias, Baleares, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Navarra y La Rioja, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

"En cuanto tengamos en nuestro poder información detallada sobre los casos de gripe A/H1N1 en España, a las comunidades no afectadas les serán levantadas automáticamente las restricciones y podrán reanudar de inmediato los envíos de cerdo", afirmó Alexéi Alexéyenko, portavoz del Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario de la Federación de Rusia.

Sólo siete comunidades, más Ceuta y Melilla, no han registrado contagios

Escribano aclaró que "las partidas en tránsito hacia Rusia producidas antes del 2 de mayo llegarán al mercado ruso sin cortapisas". "Las elaboradas después de esa fecha y que hayan sido sometidas a tratamiento térmico también podrán atravesar la frontera rusa sin problemas".

Alexéyenko precisó también que, con el fin de mantener el mismo nivel de comercio que hasta ahora, "si la importación de porcino desde una determinada comunidad española queda suspendida, se compensará aumentando el volumen procedente de las comunidades no infectadas".

La OMS corrige a Schlundt

La transmisión del virus "sigue siendo por vía respiratoria"

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, se vio obligada ayer a salir en defensa de la carne de cerdo y corregir a uno de sus expertos, Jorgen Schlundt, quien en una entrevista declaró que el virus de la gripe porcina podía sobrevivir a la congelación de esta carne y que no se conocía realmente la capacidad que tenía el virus para infectar a través de su consumo.

"Comer cerdo no es peligroso para las personas si se cocina bien", aseveró el número dos de la OMS, Keiji Fukuda, al tiempo que argumentó que "algunos términos expresados no fueron bien entendidos". También desde la agencia sanitaria, su responsable de Salud Pública, María Neira, recordó que la transmisión del virus "sigue siendo por vía respiratoria".

En esta misma línea, organismos internacionales como la Agencia de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial para la Salud Animal (OIE) reiteraron en un comunicado conjunto que "los tratamientos de calor empleados para cocinar la carne dejan inactivos cualquier virus que pueda haber en la carne".

En España, Juan José Badiola, presidente del Colegio de Veterinarios, explicó que "el proceso de curado produce unos cambios bioquímicos que matan el virus". Además, recordó que los síntomas gripales son "visibles" en los animales enfermos, por lo que "en la granja se descartarían para su consumo. Y si no lo hace el ganadero, se haría en el matadero. Todos los animales sacrificados se analizan".

Etiqueta inteligente

Una compañía israelí llamada CartaSense asegura que ha creado una tecnología que ayudaría a detener la expansión de enfermedades que se transmiten del ganado a las personas, según informa Reuters.

Se trata de una “etiqueta inteligente”, que se coloca en la oreja del animal, compuesta por un sensor con una cobertura de hasta 500 metros, una diminuta batería, un microcontrolador, una memoria no volátil y un circuito de frecuencia de radio conectado a una unidad de control.

Este sistema se dirige a ganaderos que tienen una gran cantidad de animales. La etiqueta envía a un ordenador o teléfono móvil de la granja en tiempo real datos como la temperatura del animal o su ritmo cardiaco. De este modo, el ganadero puede tener controlada en todo momento la salud de los animales y aislar inmediatamente a aquellos que pudieran enfermar.

CartaSense, con sede en Tel Aviv, asegura haber recibido ya un gran número de pedidos de todo el mundo, pero de momento no puede llevar a cabo una producción en masa porque se trata de una compañía muy pequeña, de tan sólo 10 empleados.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones