Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Seguridad alimentaria estudiará las propuestas del cocinero Santi Santamaría sobre el uso de aditivos en la alta cocina

El restaurador catalán se queja del "vacío legal" existente en esta materia y pide más información para el consumidor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 21 octubre de 2008
El consumidor debe tener "más información" sobre lo que come, aseguró ayer el cocinero Santi Santamaría, que retoma así su denuncia sobre el uso de aditivos en la alta cocina. El chef catalán se reunió con Roberto Sabrido, responsable de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), a quien le planteó sus quejas sobre el "vacío legal" que existe en España respecto al uso de esas sustancias en la alta restauración.

Su objetivo es que se cree una normativa que permita trabajar con seguridad cuando se utilicen ciertos ingredientes. Este "nuevo protocolo en la restauración pública" nos dotará de un marco legal "que antes no teníamos", apuntó el cocinero, que se considera "molesto" para el sector. Sabrido se ha mostrado "muy sensibilizado" con esta cuestión y ha prometido que estudiará sus propuestas, aseguró Santamaría.

El cocinero realizó un balance de los seis meses trascurridos tras la publicación de su libro "La cocina al desnudo", del que ya prepara una edición "revisada" y "actualizada" con todos los detalles de la polémica. No obstante, Santamaría reconoció que, enfrentándose a otros cocineros, ha protagonizado un "mal debate que da un bajo perfil de mi colectivo".

Propósito del libro

El chef apuntó que el mensaje de su libro ha quedado "un poco deformado". El propósito era "crear un debate en torno a la profesión y el futuro de la cocina española y sobre la cantidad de emulsiones, aditivos y conservantes" que se utilizan en la alta cocina, aclaró el cocinero, que afirmó que todos sus restaurantes incluyen ya en sus cartas los aditivos utilizados, calificados todos con una "E" como obliga la normativa europea.

Santamaría consideró que no hay confrontación entre cocina tradicional y moderna, sino un debate sobre el uso del producto natural o el producto artificial o sintético, y sobre cuáles son los límites de un cocinero a la hora de emplear determinadas sustancias. "Demos al consumidor cuanta más información mejor, para que pueda escoger", concluyó.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones