Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un estudio advierte de la generalización del uso de aguas residuales en la agricultura de los países en desarrollo

Esta práctica contribuye muy significativamente al abastecimiento de alimentos en estas naciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 agosto de 2008
Una encuesta realizada por el Instituto Internacional para el Manejo del Agua (IWMI, sus siglas en inglés) indica que en la mayor parte de las 53 ciudades estudiadas (80%) se utilizan aguas residuales sin tratar o tratadas parcialmente para la agricultura, pese al riesgo que ello puede conllevar para la salud. En más del 70% de las urbes analizadas, más de la mitad de las tierras agrícolas urbanas se riegan con aguas residuales sin tratar o diluidas en arroyos.

Las conclusiones del estudio, presentado en el marco de la Semana Internacional del Agua celebrada en Estocolmo, se basan en datos recogidos en una variada muestra de ciudades de países en desarrollo, elegidas en función de factores tales como la escasez de agua y los niveles de ingresos.

"El riego con aguas residuales no es una práctica inusual limitada a unos pocos países muy pobres", indicó Liqa Raschid-Sally, investigadora del IWMI y principal autora del informe. "Es un fenómeno -precisó- ampliamente difundido, que se practica en 20 millones de hectáreas en todo el mundo en desarrollo, en particular en países asiáticos, como China, India y Vietnam, pero también en casi todas las ciudades del África subsahariana y en muchas de América Latina".

Las aguas residuales se utilizan más frecuentemente para producir hortalizas y cereales, especialmente arroz. Esto genera preocupación acerca de los riesgos para la salud de los consumidores, en particular de hortalizas que se ingieren crudas. Pero al mismo tiempo, la agricultura que utiliza estas aguas contribuye muy significativamente al abastecimiento de alimentos en las ciudades y a los medios de subsistencia de los pobres de las zonas urbanas y de los inmigrantes recién llegados de las áreas rurales.

En las 53 ciudades, los consumidores señalaron que preferirían evitar los productos elaborados con aguas residuales. Pero en la mayor parte de los casos, no tienen forma de averiguar el origen de los alimentos que adquieren. Los agricultores también son conscientes de que regar con aguas residuales puede generar riesgos tanto para su propia salud como para la de quienes consumen sus productos, pero en muchos casos no tienen otra alternativa ya que no disponen de acceso a agua subterránea potable, concluye el informe.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones