Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un estudio británico rechaza el cultivo de dos especies transgénicas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 3 octubre de 2003
La tercera especie estudiada, el maíz modificado genéticamente, permite, según la investigación, la supervivencia de malas hierbas e insectos. Por este motivo los expertos recomiendan su aprobación, no sin algunas reservas. Estas conclusiones son fruto de tres años de investigación de campo, que está previsto que se publiquen en las Transacciones Filosóficas de la Royal Society.

Los informes presentados por los expertos, un total de ocho sobre los efectos de especies transgénicas en plantas y animales de los campos próximos, comparan los cultivos transgénicos con los convencionales. Los resultados no han sido muy satisfactorios para los defensores de los transgénicos, especialmente para las multinacionales del sector como Monsanto, Syngenta y Bayer, que negociaron una moratoria de tres años para la comercialización de estos cultivos mientras se desarrollaban las investigaciones.

Éstas han consistido en contabilizar las especies de hierbas, tipos de arañas, escarabajos, mariposas, polillas y abejas que hay tanto en los cultivos transgénicos como en los campos adyacentes con los tradicionales. Todos ellos han sido tratados con herbicidas para eliminar las malas hierbas, y los transgénicos han sido además modificados para sobrevivir a productos químicos especiales. Según los informes, los transgénicos de remolacha y colza han presentado menos malas hierbas e insectos. Para los campos de remolacha se ha aplicado el herbicida glifosato, y glufosinato de amonio para la colza. En ambos casos ha dado buenos resultados.

No tan beneficioso ha sido para el maíz, que reciben atracina, que mata las malas hierbas cuando germinan. Los rendimientos en este caso son más bajos y los daños a la biodiversidad más elevados. Todos estos resultados dificultan aún más la decisión del gobierno para introducir los cultivos transgénicos. La comisión sobre biotecnología agrícola y medioambiental lucha aún con la polémica de las distancias exigidas entre cultivos transgénicos y convencionales para evitar la contaminación cruzada. Los trabajos de la comisión se reemprenderán en diciembre, y está previsto que entonces pueda presentarse un borrador de propuestas, según informa El Mundo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones