Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un nuevo empaquetado de alimentos cambia de color cuando los productos empiezan a perder su frescura

Sus objetivos son mejorar la seguridad alimentaria y reducir el derroche de comida

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 11 enero de 2011

empaquetado inteligente de alimentos alerta a los consumidores, mediante un cambio de color, cuándo los productos empiezan a perder su frescura o están en mal estado. El proyecto, desarrollado por científicos de la Universidad de Strathclyde en Glasgow (Reino Unido), tiene como objetivos mejorar la seguridad alimentaria y reducir el derroche innecesario de alimentos a través de este nuevo indicador cuya eficacia “va más allá de la tradicional fecha de caducidad”, aseguran sus creadores.

El nuevo sistema forma parte una modalidad de empaquetado conocido como “envasado en atmósfera modificada”, que mantiene los alimentos en condiciones que prolongan su vida útil. “Este sistema se utiliza cada vez con más asiduidad para detener el crecimiento de los organismos que deterioran los alimentos”, explica el impulsor del invento, el profesor Andrew Mills.

El investigador reconoce la necesidad de reducir a corto plazo los elevados costes de estos nuevos empaquetados. Estos indicadores de frescura adoptan la forma de las etiquetas tradicionales que se insertan en el paquete, pero tienen un coste muy superior. No obstante, el proyecto cuenta con un presupuesto cercano a 390.000 euros de apoyo del Programa de Empresas Escocés.

Se calcula que alrededor de 8,3 millones de toneladas de alimentos se pierden cada año en los hogares británicos, la mayoría de los cuales podría haberse consumido. “Los costes de las cantidades de comida que se tiran son muy perjudiciales a escala ambiental y económica”, asegura Mills. “Esperamos que este invento reduzca el riesgo de las personas que comen alimentos cuyo estado ya no es adecuado para el consumo y que ayude a prevenir el derroche innecesario de comida. Además, creemos que tendrá un impacto directo y positivo en la industria de la carne y de los mariscos”, afirma.

Al ofrecer una señal “clara e inequívoca” de que los alimentos comienzan a perder sus propiedades, los indicadores podrán a su vez resolver las confusiones que existen sobre los diferentes significados de los etiquetados, como “consumir preferentemente antes de” o “vender hasta”. También ayudará a destacar la necesidad de que los alimentos refrigerados estén debidamente sellados, apunta el profesor.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones