Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un nuevo estudio se centra en la mejora del cultivo de guisantes

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 3 febrero de 2004
Uno de los primeros pasos que desarrollarán los expertos es introducir en la semilla de la cosecha una capa de un inóculo experimental que contiene dos tipos de microbios que aumentan los rendimientos de los cultivos. Se trata de la bacteria Rhizobia y el hongo Mycorrhiza. La bacteria provee la habilidad de las raíces para usar el nitrógeno del aire, mientras que el hongo provee el fósforo "extraído" del suelo, asegura Fred Muehlbauer, genetista de la Unidad de Investigación de Genética y Fisiología de Legumbres de Grano, del Servicio de Investigación Agrícola (ARS, en sus siglas inglesas).

El experto trabaja en colaboración con el microbiólogo Alexey Borisov, del Instituto Ruso de Investigación para Microbiología Agrícola de St. Peterburg. El proyecto, que durará unos tras años, está dirigido a mejorar la producción de guisantes como una cosecha alimentaria y como un "abono verde" que puede fertilizar, de forma natural, el suelo. Los expertos utilizan para ello el inóculo con variedades de guisantes que son aptos para formar relaciones con la bacteria y el hongo.

Los científicos han desarrollado cinco tipos nuevos de los guisantes de este tipo basado en una clasificación cuidadosa de 26 variedades y líneas totales de las colecciones de germen plasma del ARS y Rusia. Esta primavera, en Pullman y cerca de la cuidad rusa de Orel, los expertos evaluarán las reacciones de los guisantes nuevos (incluyendo el crecimiento y rendimiento) a cuatro tratamientos: inoculación de rhizobium, inoculación de mycorrhiza, una combinación de ambos, y un grupo sin tratamientos.

Los productores de guisantes inoculan normalmente la semilla de guisante con Rhizobia, pero los científicos piensan que una táctica mejor sería aplicar la bacteria y el hongo Mycorrhiza juntos. En realidad, en estudios de campo anteriores, Borisov observó un aumento de los rendimientos de semilla hasta 30%, informa el ARS.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones