Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Un seminario analiza los efectos de los pesticidas en la salud humana

Un estudio demuestra que el volumen de alimentos con restos de plaguicidas es relevante.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 21 julio de 2005
Este año se ha celebrado en Basbastro el segundo seminario sobre los efectos de los pesticidas en la salud humana. Los integrantes del foro han trabajado en la concreción de propuestas concretas para integrar en las políticas públicas y reducir los posibles riesgos para la salud del uso de pesticidas. En este sentido, se ha concluido que una adecuada protección de la salud exige el desarrollo de un sistema de información sobre la seguridad de los alimentos al servicio de la salud pública, en el que la vigilancia de la contaminación por plaguicidas debe ocupar un espacio relevante.

En el encuentro se ha subrayado la necesidad de crear espacios de formación en información a tres niveles: técnico-sanitarios, aplicadores/agricultores y consumidores y la importancia de priorizar y fomentar métodos alternativos y menos dañinos como la agricultura ecológica. Además, se ha apuntado la necesidad de establecer planes nacionales y autonómicos de reducción, sustitución y eliminación de este tipo de sustancias como los que se están llevando a cabo en otros países europeos.

Estrategia Europea

La Estrategia Europea de Medio Ambiente y Salud, que se concreta en el Plan de Acción Europeo en materia de Salud y Medio Ambiente 2004-2010, ha establecido una lista de sustancias prioritarias que deberán ser objeto de una evaluación en profundidad. Se ha determinado una serie de sustancias que han dado pruebas, al menos potencialmente, de efectos de alteración endocrina, incluidos determinados plaguicidas. Según informa el Gobierno de Aragón, para la población en general los alimentos son una importante vía de exposición a este tipo de sustancias.

En opinión de Miquel Porta y Ángel Vicente, «los contaminantes tóxicos persistentes son parte de nuestras vidas, encontrándose en muchos alimentos e impregnando aquellos tejidos de nuestro organismo que tienen un mayor contenido en grasas». Así, durante los últimos años ha ido creciendo la preocupación por los potenciales efectos adversos sobre la salud de los contaminantes orgánicos persistentes, entre los que ocupan un espacio relevante los plaguicidas halogenados persistentes, principalmente los organoclorados.

Según la misma fuente, en España se desconoce el grado de exposición en la dieta y los niveles acumulados en las personas, salvo en estudios puntuales. En este sentido, la Agencia de Salud Pública de Barcelona ha realizado un estudio de alimentos adquiridos en la ciudad de Barcelona que, en un 10,5% de los casos, contenían restos de plaguicidas. A pesar de que no se pueden extrapolar los resultados de Barcelona al resto de ciudades, sí «marcan una tendencia avalada por estudios de la Comisión Europea», asegura Vicente. Según datos del año 2001, el 59% de las frutas y verduras que se consumen en Europa no contienen restos de pesticidas. El 37% presenta restos de plaguicidas por debajo de los límites máximos tolerables y el 3'9% supera estos límites.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones