Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Unas 1.100 millones de personas no tienen acceso al agua potable

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 23 marzo de 2004
El Séptimo Objetivo del Milenio pretende, para el año 2015, reducir a la mitad el porcentaje de personas que carecen de acceso al agua potable. Esto supondría dotar a 1.500 millones de personas (1.100 millones de ellos en las zonas urbanas y 500 millones en las áreas rurales) de acceso al agua potable y a cerca de 2.000 millones de servicios básicos de saneamiento. Según Naciones Unidas, nos enfrentamos a una "grave crisis del agua" de la que deriva una trágica consecuencia: el impacto negativo que produce en la vida cotidiana de las naciones más pobres, que padecen el efecto de las enfermedades relacionadas con su carencia.

Según la organización, en la Tierra hay unos 12.000 km3 de agua contaminada, y un tercio de la superficie terrestre está amenazada por la desertización, que afecta a más de 250 millones de personas. Por ello, Manos Unidas exhorta a las instituciones y organismos nacionales y supranacionales a asumir y cumplir los Objetivos del Milenio y a defender la consideración del agua como un bien común y el acceso a este recurso como un derecho público.


Gestión del agua

Por otro lado, en el Día Mundial del Agura, WWF/Adena insiste en que dos terceras partes de los países europeos analizados por esta organización, en su informe "Índice de Agua y Humedales", no gestionan este recurso de forma eficiente. Los datos del estudio abordan la política hídrica de 23 países y sitúan Finlandia, Suiza y Bélgica entre los mejores puestos, mientras que España, Grecia e Italia figuran entre los peor ubicados.

Sobre los instrumentos utilizados para controlar la demanda, el informe concluye que existen muchas leyes y a menudo de buena calidad, pero su aplicación real es muy deficiente. En conclusión, el estudio de WWF/Adena sostiene que las actuales políticas no aseguran el buen estado ecológico y químico de las aguas que la nueva Directiva Marco de Agua (2000) exige que se alcance para 2015.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones