Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Valencia investiga métodos biológicos para el control de plagas en postcosecha

El objetivo es solucionar los problemas del sector citrícola

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 22 septiembre de 2005
Se trata de una reciente línea de investigación que se desarrolla en el Centro Postcosecha del IVIA, basada en la evaluación de distintos sistemas alternativos no contaminantes, la selección de los más efectivos y la integración de tratamientos de este tipo con diferentes modos de acción. El objetivo que se persigue es ofrecer al sector citrícola una alternativa viable y respetuosa con el medio ambiente para evitar pérdidas causadas por las enfermedades de postcosecha sin el uso de fungicidas convencionales.

Los trabajos, que se encuentran en su fase inicial, están dando resultados favorables al fin que se persigue. Concretamente, en estas primeras fases, los investigadores están trabajando a distintos niveles con radiaciones ionizantes, con tratamientos de aditivos alimentarios y en control de las podredumbres con choques gaseosos.

Agricultura, Pesca y Alimentación pretende ofrecer soluciones a las pérdidas económicas ocasionadas por las enfermedades de postcosecha y que representan uno de los principales problemas del sector de los cítricos a nivel mundial. En España, y concretamente en la Comunidad Valenciana, las principales enfermedades de postcosecha son las podredumbres verde y azul.

La incidencia de la podredumbre es especialmente alta en partidas de cítricos conservadas en frío. Actualmente todavía se controlan estas enfermedades mediante tratamientos con fungicidas de síntesis. Sin embargo, debido a problemas de residuos químicos, la industria de conservación y comercialización de cítricos debe asumir las exigencias de una legislación cada vez más restrictiva.

Investigación

Los sistemas alternativos que investiga el IVIA son, según su naturaleza, físicos, químicos o biológicos. Entre los físicos se incluyen las radiaciones ionizantes, los tratamientos térmicos y las atmósferas controladas. Por su lado, los productos químicos alternativos a los fungicidas deben ser sustancias naturales o de síntesis cuya toxicidad debe ser muy baja.

El control biológico de enfermedades de psotcosecha es una alternativa segura y persistente y consiste en la aplicación de agentes microbianos para controlar de forma natural a los patógenos. En este apartado, el IVIA está trabajando en el control biológico en una primera fase de evaluación y selección de antagonistas potenciales aislados, tanto en naranja como en mandarinas.

Respecto a las radiaciones ionizantes, los primeros trabajos indican que estos tratamientos presentan un elevado poder de penetración y pasan a través del envase y la fruta sin dejar residuo alguno. Su uso podrá resultar interesante como tratamiento de cuarentena alternativo al frío contra la mosca de la fruta. Los ensayos realizados en Clemenules han demostrado que estos tratamientos, en dosis precisas, no afectan negativamente en la calidad externa e interna de esta variedad cirtrícola y han provocado una mortalidad total de las larvas de ceratitis inoculadas en el fruto.

Finalmente, se ha iniciado la fase preliminar de la evaluación de la capacidad de control de las podredumbres con choques gaseosos a alta temperatura, obteniéndose los primeros buenos resultados de los ensayos de selección de las concentraciones de gases, temperaturas y tiempos de exposición que no dañan a la piel del fruto.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones