Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Adoptar un niño

El proceso de adopción en España puede prolongarse hasta nueve años, mientras que hacerlo en el extranjero supone un máximo de dos años

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 13 diciembre de 2005

España es el primer país de la Unión Europea y el segundo del mundo -sólo por detrás de Estados Unidos- donde más adopciones internacionales se realizan. Una cifra que aumenta cada año debido a la mayor disponibilidad de niños extranjeros, lo que se traduce también en un menor tiempo de espera. Mientras que el proceso de adopción de un niño en España puede alargarse durante nueve años, cuando se trata de adopciones internacionales el tiempo de espera no suele superar los veinticuatro meses, en el peor de los casos. El coste variará en función de los trámites y del periodo durante el que se alargue todo el proceso, pero suelen superar los 7.000 euros. A esta cantidad hay que añadir los gastos de traslado para recoger al pequeño y la estancia en el país de origen durante el periodo de adaptación.

La llegada del niño

Una vez que la adopción se materializa, comienza un proceso casi tan difícil como el anterior: la postadopción. Los padres deben acostumbrarse a su nueva situación y los niños pueden encontrarse algo perdidos en un entorno que no es el que han conocido en sus primeros días. La ONG InterAdop ofrece a las familias adoptantes cursos previos de preparación “en los que se les facilitan unas pautas sobre cómo actuar con el niño y cómo educarle”. Según explica una trabajadora social de la organización, en estos cursos se explica a los padres cómo comportarse con sus hijos y se les orienta sobre la importancia de que “no se cambien los horarios de los niños y sus hábitos alimentarios, al menos nada más llegar a la familia”. “La adaptación debe ser paulatina”, precisa.

Por su parte, algunas instituciones como el departamento de Asuntos Sociales del Gobierno Vasco han editado guías de ayuda para la postadopción, que pretenden servir de herramienta a las familias que han adoptado niños o van a hacerlo de forma inminente. El objetivo de estas guías es ayudar a los padres a ser conscientes de la realidad a la que se enfrentan, El objetivo de las guías es ayudar a los padres a ser conscientes de la realidad a la que se enfrentan ofrecerles las claves de la adopción y explicarse todo el proceso como “una forma más de vida familiar, ni mejor ni peor que otras”, que también presenta dificultades.

En el caso de que el niño adoptado sea de otra etnia, la Guía de la Postadopción reconoce que éste puede experimentar reacciones de xenofobia, por lo que recomienda a los padres que infundan seguridad a sus hijos para evitar experiencias de tristeza, ansiedad o temor, y que, añaden desde InterAdop, “les revelen su verdadero origen”. “La revelación al niño, a pesar de ser pequeño, es buena. Se le tiene que ir explicando de forma progresiva su situación para que ésta sea normalizada. Enterarse de que es adoptado de otra forma, no directamente por sus padres, puede resultar más traumático”, concluyen.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones