Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

Amnistía Internacional denuncia la triple discriminación que sufren las mujeres sudafricanas con sida

De los 5,5 millones de personas seropositivas que hay en Sudáfrica, más de la mitad son féminas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 19 marzo de 2008
Las mujeres pobres del medio rural de Sudáfrica que además tienen sida se enfrentan a enormes dificultades. Un informe de Amnistía Internacional (AI) describe la opresión que soportan en sus relaciones con sus parejas masculinas y dentro de la comunidad en general debido a su género, su condición de seropositivas y su marginación económica.

"La pobreza y el desempleo afectan desproporcionadamente a las mujeres del medio rural en Sudáfrica", señala Mary Rayner, investigadora de AI en el país. "Siguen siendo víctimas de actitudes y prácticas discriminatorias -especialmente por parte de sus parejas masculinas-, y en el entorno en el que viven hay un elevado nivel de violencia sexual y de género".

Pese a la mejora de la repuesta del Gobierno a la epidemia de VIH y a la adopción de un plan quinquenal, en Sudáfrica hay 5,5 millones de personas seropositivas, una de las cifras más elevadas del mundo, de las que el 55% son mujeres. Las menores de 25 años tienen entre tres y cuatro veces más probabilidades de contagio que los hombres de la misma franja de edad. Según Amnistía, muchas mujeres entrevistadas dijeron que a menudo no se protegían contra la infección por VIH porque tenían miedo de sufrir una reacción violenta por parte de su pareja si sugerían el uso del preservativo.

"La vida de las mujeres sudafricanas del medio rural está marcada por la persistente violencia en sus familias, en sus hogares y en comunidades inseguras y con escasa presencia policial", explica Michelle Kagari, subdirectora del Programa Regional para África de AI.

Prueba del VIH

Actualmente, más mujeres que hombres se hacen la prueba del sida en el país africano. Pero revelar su condición de seropositivas puede hacerlas vulnerables ante el abandono, las amenazas de violencia, y otras consecuencias del estigma y la discriminación.

La mayoría de los hombres se muestran reacios o se niegan a hacerse la prueba del VIH, aunque haya claros signos de que pudieran estar infectados. "Cuando la pareja de una mujer niega su propia condición de seropositivo, puede molestarle que ella vaya a la clínica o se medique", indica Rayner. Por eso, muchas mujeres sufrían abusos por parte de sus maridos cuando intentaban acceder a los servicios de salud para recibir tratamiento y atención para el VIH.

La ONG precisa que un tratamiento eficaz exige visitas regulares a hospitales y clínicas. Las mujeres también necesitan una alimentación diaria adecuada con la que ingerir su medicación. Sin embargo, las féminas del medio rural que viven con VIH en circunstancias de pobreza y desempleo se enfrentan a constantes dificultades para tener un acceso regular a la alimentación y a menudo no pueden costearse el transporte hasta los centros de salud designados para proporcionar tratamiento.

"La falta de acceso físico a los centros equivale a negar el acceso a servicios de atención a la salud, y el Gobierno debe asumir más responsabilidad a la hora de garantizar este acceso", reivindica Michelle Kagari.

Otro obstáculo para el tratamiento en las zonas rurales es el hecho de que el sistema de salud de Sudáfrica experimenta en la actualidad un grave déficit de personal -médico y de otro tipo-, lo que impide proporcionar un servicio integral, especialmente en estas zonas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones