Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

Cruz Roja exige ética, imparcialidad y autocrítica en las labores humanitarias

El dinero que los emigrantes envían a sus familiares supera las ayudas oficiales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 18 julio de 2003
Cruz Roja presentó ayer el Informe Mundial sobre Desastres 2003, en el que exige ética, imparcialidad y autocrítica en las labores humanitarias. Según este documento, los esfuerzos internacionales por conseguir mayor seguridad en el mundo plantean a las organizaciones humanitarias un dilema ético y ponen en peligro su legitimidad. Así, en abril de 2003, EE.UU. había recaudado cerca de 1.700 millones de dólares para la reconstrucción de Irak, frente al déficit de más de 1.000 millones del Programa Nacional de Alimentos de la ONU para impedir que 40 millones de personas mueran de hambre en África.

Es decir, "hay desastres de moda y otros que, teniendo mayor número de víctimas, se les presta menos ayuda", explicó durante la presentación del informe Juan Manuel Suárez del Toro, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Este es el caso de África, donde hay más de 35 conflictos armados, pobreza extrema, falta de medios y una alta tasa de sida.

En el documento aparece una autocrítica de la labor de las organizaciones internacionales humanitarias. Por un lado, en cuanto a la parte técnica: "Hay una necesidad importante de datos exactos, precisos y fidedignos de los desastres" para que la ayuda sea eficiente y el gasto el adecuado. Y por otro, en lo concerniente a quién debe desarrollar esa ayuda.

Muchas organizaciones internacionales la prestan de forma inmediata, a corto plazo, y lo que en un principio es una solución, termina convirtiéndose en un problema que no impide la vulnerabilidad de estos países, y mina la capacidad de las ONG´s locales y las autoridades nacionales, en lugar de cimentarlas.

Ayuda a los familiares

Por otro lado, el informe de Cruz Roja revela que el dinero que los emigrantes envían a sus familiares en sus países en desarrollo de origen supera las ayudas oficiales. Así, mandan cada año alrededor de 80.000 millones de dólares, frente a los entre 50.000 y 55.000 millones de dólares de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) que los países ricos destinan a los pobres.

"Los gobiernos donantes gastan millones para impedir la entrada de los solicitantes de asilo, mientras que los fondos para refugiados en países de asilo disminuyen", apuntó Suárez del Toro.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones