Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

El Banco Mundial concede 900 millones de dólares a Pakistán para paliar las consecuencias de las inundaciones

Las continuas lluvias han obstaculizado las actividades de socorro y millones de niños podrían contraer enfermedades transmisibles por el agua

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 18 agosto de 2010

El mayor daño directo provocado por los desbordamientos se registra en los sectores del riego, la agricultura, los caminos y la vivienda (los cálculos actuales revelan que 723.000 casas fueron destruidas o dañadas). La pérdida de cosechas se estima en 1.000 millones de dólares, aunque el impacto total sobre la erosión del suelo y la agricultura sólo podrá apreciarse cuando se retiren las aguas a mediados de septiembre, precisó el Banco Mundial.

La financiación provendrá de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco para los países más pobres, a través de la reprogramación de proyectos que se planean actualmente y de la reasignación de fondos no desembolsados de aquellos en curso.

Por su parte, el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha mostrado su preocupación por la escasez de fondos para sus operaciones de agua y saneamiento en las zonas afectadas por las inundaciones. Esta situación pone en peligro a millones de niños que podrían contraer enfermedades transmisibles por el agua.

El representante de UNICEF en Pakistán, Martin Mogwanja, señaló que esta emergencia es mayor que la del tsunami en Indonesia, Haití y el terremoto en 2005 en Pakistán juntas. En estos momentos, “la provisión de agua potable y saneamiento adecuado es clave para la supervivencia de millones de personas afectadas por las inundaciones en Pakistán”, valoró.

Transmisión de enfermedades por el agua

UNICEF distribuye suficiente agua potable para 1,3 millones de personas todos los días, pero aún hay alrededor de 5 millones que necesitan los mismos servicios. “Necesitamos urgentemente aumentar la distribución de agua. Si no somos capaces de hacerlo, por falta de fondos, las enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera, la diarrea y la disentería, comenzarán a extenderse y a cobrarse más vidas entre a la población afectada, especialmente a los niños, ya débiles y vulnerables a la enfermedad y la malnutrición”, aseguró Mogwanja.

El Gobierno de Pakistán estima que unos 20 millones de personas han resultado afectadas por las inundaciones y, según la ONU, al menos 15 millones están seriamente afectadas, de los que la mitad son niños. La portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Elisabeth Byrs, explicó en Ginebra que “dadas las circunstancias de este enorme desastre los afectados están en una situación límite”.

Muchas áreas siguen aisladas debido a la extensión geográfica de la catástrofe. Lo mismo sucedió en Haití, donde las personas esperaban asistencia inmediata. “Es muy difícil distribuirla al mismo tiempo que se lucha con un fenómeno de esta escala”, aseguró Byrs. El plan de emergencia para Pakistán ha recibido hasta el momento un 35% de los 459 millones de dólares solicitados a la comunidad de donantes.

UNICEF, por su parte, está preocupada por el hecho de que las inundaciones han alcanzado a “los más pobres de entre los pobres”, a aquellos que lo tienen más difícil para sobrevivir a las duras condiciones actuales. Los principales problemas a los que se enfrentan son las enfermedades transmitidas por el agua, las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades de la piel y las tasas de malnutrición, que ya eran antes de las inundaciones peligrosamente altas en muchas regiones que ahora están afectadas.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones