El Gobierno aprueba ayudas e indemnizaciones para los cooperantes que mueran o resulten heridos en su labor

La nueva medida coincide con la celebración por primera vez del Día del Cooperante en España
Por mediatrader 9 de septiembre de 2006

El Consejo de Ministros ha aprobado, coincidiendo con la celebración por primera vez en España del Día del Cooperante, un acuerdo sobre pensiones excepcionales e indemnizaciones a favor de los beneficiarios de cooperantes, tanto seglares como religiosos, que fallezcan o resulten heridos en diversos países de África y América Latina por situaciones derivadas de conflictos locales. Así, el Gobierno ha acordado que se indemnizará con 140.000 euros a los beneficiarios de los cooperantes muertos en el desarrollo de su labor de cooperación en zonas de conflicto. Esta disposición afecta a diversos casos no incluidos en dos normas anteriores de 2004 y 2006 sobre indemnizaciones a participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad y sobre el Estatuto de los Cooperantes.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, hizo alusión a esta ayuda durante el acto celebrado en el Palacio de Santa Cruz con motivo del Día del Cooperante y al que asistieron representantes de las distintas ONG para el desarrollo españolas. En su intervención, Moratinos dijo que como primer ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación tenía que compartir este día que, afirmó, es un reconocimiento y homenaje a los cooperantes.

«Durante mis visitas a zonas afectadas por conflictos o desastres naturales he tenido ocasión de visitar proyectos de las ONG españolas y comprobar la entrega de los cooperantes y su compromiso moral difícil de igualar por otros funcionarios del Estado», aseguró Moratinos durante su discurso.

Por este motivo, les pidió que sigan transmitiendo valores de paz, solidaridad y lucha contra la pobreza y que «no se cierren en su torre de marfil, sino que se abran a la sociedad.

Asimismo, aprovechó para subrayar que la política de cooperación del Gobierno cuenta con el consenso y la ayuda de todas las fuerzas políticas y para destacar la importancia de la aprobación este año del Estatuto del Cooperante, que calificó de «asignatura pendiente».