Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

España, segundo país europeo que adopta una ley para gestionar la deuda externa

Esta normativa está orientada a acabar con la pobreza

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 23 noviembre de 2006
El Congreso aprobó ayer, por amplia mayoría, la ley que regula la gestión de la deuda externa, con lo que España se convierte en el segundo país europeo, después de Italia, que cuenta con una normativa de este tipo.

Esta ley, que vincula la deuda externa con el desarrollo, emplaza al Gobierno a presentar y aprobar antes de que finalice la actual legislatura un proyecto de ley de regulación del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) y de los seguros de créditos a la exportación, concedidos por la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE), para mejorar estos instrumentos que generan deuda externa.

El texto vincula la gestión de la deuda a la cooperación al desarrollo

El texto indica además que se dejarán de contabilizar como dinero que se destina a la cooperación las cantidades de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) una vez alcanzada la cifra del 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB), para lo que el Gobierno deberá presentar las iniciativas oportunas a los organismos internacionales.

Plan de renegociación

También se recoge que el Ejecutivo deberá presentar, en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la ley, un plan para renegociar y, en su caso, cancelar la deuda contraída con España por los Países Altamente Endeudados (Heavily Indebted Poor Countries ?HIPC, por sus siglas en inglés).

Es decir, estas disposiciones se dirigirán preferentemente a los países en vías de desarrollo con menor renta y mayor nivel de endeudamiento y, dentro de ellos, a los que sean prioritarios para la cooperación española. España se asegurará de que sus actuaciones de deuda externa se condicionarán al compromiso de los países deudores a reducir su nivel de pobreza, a avanzar en la democratización, a profundizar en el respeto de los derechos humanos o a la conservación del medio ambiente.

El portavoz de Cooperación para el Desarrollo de CIU, Carles Campuzano, promotor del texto, dijo que se inspiró para su elaboración inicial en los movimientos católicos del Jubileo del año 2000.

Eduardo Madina, portavoz de Cooperación Internacional del PSOE, afirmó que no es una ley "ni para condonar ni para cancelar créditos" y que lo que hace es regular las operaciones de deuda para el futuro, al canjear créditos pendientes por inversiones para el desarrollo.

Por su parte, el portavoz del grupo popular en asuntos de Cooperación, Gonzalo Robles, subrayó también los avances de la ley y el esfuerzo de diálogo conseguido entre los grupos.

Participación de los ciudadanos

Uno de los aspectos más destacados de la nueva norma es que contempla la participación de la sociedad civil en la gestión de la deuda, a través del Consejo de Cooperación, y apuesta por desvincular la ayuda oficial a la compra de bienes y productos españoles, una de las mayores reivindicaciones de las ONG.

España se asegurará de que sus actuaciones de deuda externa se condicionarán al compromiso de los países deudores a reducir su nivel de pobreza, a avanzar en la democratización del país, a profundizar en el respeto de los derechos humanos y a la conservación del medio ambiente.

Se estima que la deuda externa no condonada asciende a 1.198 millones de euros, 636 millones de ellos de deuda oficial. Los otros 562 millones corresponden a CESCE e ICO, que se reparten entre los 38 HIPC.

Reacción de las ONG

La semana pasada los miembros de la campaña "Sin duda, sin deuda" presentaron en el Congreso 58.000 firmas para solicitar la condonación de la deuda externa. Las ONG han participado en la redacción de la ley, labor que les agradeció Madina. No obstante, Confer, Cáritas, Manos Unidas, Justicia y Paz, y Redes, que forman parte de esta iniciativa, piensan que la ley ignora aspectos clave para que "la política de deuda española contribuya a la resolución de un problema que lastra las posibilidades de desarrollo integral de muchos países", según declaró su coordinadora, Mercedes Barbeito.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones