Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Proyectos y campañas

Haití, un año después

El contagio por cólera es la principal preocupación del país, tras doce meses de gran esfuerzo por parte de las ONG

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 12 enero de 2011

Han transcurrido doce meses desde que la tierra tembló en Haití, pero todavía se sienten las consecuencias. Y llevará tiempo que no sea así. A la confusión inicial, prosiguió un gran esfuerzo por parte de numerosas ONG de todo el mundo que se prestaron para ayudar de manera inmediata. Diversos equipos se desplazaron hasta el lugar o se aprovecharon los efectivos locales para atender a las víctimas y evitar un traslado masivo al país, en ruinas tras el seísmo e incapaz de acoger a todos. Ha pasado un año y en este tiempo las preocupaciones han sido varias, así como las denuncias por saqueos, las peticiones de ayuda o las demandas urgentes de material. Ahora preocupa el cólera, pero no es lo único por lo que se teme. ¿En qué situación se encuentra el país? ¿Qué se hace en estos momentos por Haití y en Haití? Testigos de varias ONG han viajado a la zona o han hecho balance para analizar el trabajo de sus compañeros y los frutos recogidos durante este tiempo, pero sobre todo, para articular los retos de futuro.

Momento para la reflexión

Imagen: Save the Children

Médicos Sin Fronteras apela ahora a la reflexión sobre las “lagunas de la intervención”. La propia organización ha asegurado que “capitalizará su experiencia en Haití para apoyar y mejorar sus programas en el país y para seguir preparada para futuras emergencias”. En la actualidad, se plantea mantener una red de seis hospitales privados en Puerto Príncipe, que acogen hasta un millar de camas. Este año modificará las estructuras médicas de la capital haitiana para reemplazar, explica, los centros sanitarios temporales por instalaciones con carácter más permanente.

Para 2011, Farmamundi contempla la formación de promotores y agentes de salud, con el fin de potenciar la vigilancia epidemiológica y la dotación de un centro de salud en Léogane, “así como la reubicación y el cobijo estable”. Este año se centrará en la prevención e intentará lograr un suministro suficiente de agua potable y de infraestructuras básicas para el saneamiento del agua. “Más de un millón y medio de damnificados malviven hacinados en condiciones insalubres”, describe. “Si antes del terremoto gran parte de la población haitiana vivía sin acceso al agua potable, tras el seísmo la situación se ha magnificado”.

Solidaridad Internacional destaca que éste ha sido año de promesas, de compromisos, de solidaridad y de éxitos, paralelos a fracasos. “Haití se ha convertido en un espejo de la cooperación al desarrollo, de la ayuda humanitaria y de las relaciones internacionales, un espejo en el que mirarnos, un espejo en el que reflexionar y aprender”, recalca. Mensajeros de la Paz también cree “imprescindible” que se cumplan las promesas de los gobiernos y de la comunidad internacional. Calcula que hasta ahora apenas se ha hecho efectivo un 20% de la ayuda prometida.

Los jóvenes, el futuro

En medio de este drama, los niños intentan recuperar la normalidad y retomar las clases y los juguetes. Ellos son quienes más han sufrido esta catástrofe por ser los más vulnerables en cualquier conflicto. Save the Children recuerda que 500.000 menores viven aún en campamentos y “muchos más en asentamientos marginales, carentes de protección y bajo la amenaza de la explotación y el maltrato”. La misma cifra de niños quedaron separados de sus familias tras el seísmo y, por el momento, 1.135 se han reunificado con sus familias mediante la Red de Reunificación Familiar, que lidera Save the Children.

Imagen: Plan

Con adolescentes haitianos, Plan ha desarrollado una iniciativa para recoger en fotografías su día a día. Desde el 9 de enero, el centenar de instantáneas forman parte de una exposición en Puerto Príncipe. Las imágenes, explica la organización, reflejan la vida cotidiana de una veintena de jóvenes de las comunidades de Croix-des-bouquets y Jacmel, al sudeste de la capital. El proyecto, denominado “A través de nuestros ojos”, ha convertido en testigos a los espiados para que plasmen el modo en que ellos mismos ven la situación de su país. Todos ellos recibieron formación de la fotoperiodista del ‘The Washington Post’ Natasha Fillion.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones