Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos humanos

Inmigración irregular y sus causas, consecuencias y legislación

Los datos oficiales revelan que en España hay más de un millón de inmigrantes 'sin papeles'. Las ONG, en cambio, advierten de que esa cifra corresponde sólo a los niños que residen de manera ilegal

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 17 febrero de 2007

Rutas de entrada

El aumento de los flujos migratorios ha ido parejo al aumento de los controles para evitarlos. Sin embargo, no siempre se puede impedir la entrada de los inmigrantes. Hay varias rutas, dependiendo del lugar de origen. La más conocida, y probablemente la más peligrosa, es la llegada en patera, cayuco o lancha motora desde África. Las rutas convencionales atravesaban el estrecho de Gibraltar hasta llegar a la costa andaluza, un periplo que apenas duraba un día e implicaba, relativamente, pocos riesgos. En los últimos años, el aumento de la vigilancia ha obligado a buscar rutas alternativas e, incluso, nuevos lugares de destino. El pasado año, más de 31.000 inmigrantes ilegales alcanzaron las Islas Canarias, seis veces más que en 2005. Los flujos fueron similares en Italia y Malta. El coordinador general de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), Rafael Lara, asegura que estas nuevas rutas han llegado a cuadruplicar y quintuplicar los días de viaje: “Antes, cuando los inmigrantes salían del norte de Marruecos, bastaba un día, tres a lo máximo, para llegar a la costa, pero ahora estamos hablando de diez o quince días, si se viene desde Senegal o Guinea hasta Canarias. Incluso hay que hacer paradas de repostaje porque las embarcaciones no pueden transportar todo el fuel que se necesita”.

Para que el viaje sea más rentable, las embarcaciones llegan a transportar hasta 130 personas, “una barbaridad”, denuncia Lara. “Viajan hacinados -detalla-. Muchos de ellos confiesan que lo peor de todo es estarse quieto quince días, casi sin moverse, en la misma posición, porque les dan calambres. Es un viaje muy difícil. También ocurre que las embarcaciones se pierden, se produce averías, una persona enferma y muere durante el trayecto y se produce una situación muy dramática dentro del barco, el fuel con la sal del mar produce quemaduras, insolaciones, hipotermias? En fin, lo que pasan estas personas es una auténtica tragedia y, lo peor de todo, es que permitamos que esté ocurriendo esto a las puertas de nuestra casa”.

Otra de las vías de acceso a España desde África son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en el Norte de aquel continente, aunque también en este punto los controles se han intensificado.

Otra de las vías de acceso a España desde África son las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, en el Norte de aquel continente, aunque también en este punto los controles se han intensificado Los intentos masivos de entrada por estos lugares (en 2005 más de 11.000 inmigrantes se lo propusieron) llevaron a la instalación de una valla de separación con Marruecos. La de Melilla es doble, cubre una distancia de 12 kilómetros, está fabricada de alambre y tiene una altura de seis metros. Además, cuenta con puestos de control, caminos entre las vallas para el paso de vehículos de vigilancia, cables bajo el suelo que conectan una red de sensores electrónicos de ruido y movimiento, luces de alta intensidad y videocámaras con visión nocturna. El pasado año se quitaron los elementos lesivos, como la alambrada en espiral o concertina, que era extremadamente cortante, y se colocaron unos flejes de acero para impedir apoyar escaleras y subir. Los trabajos supusieron un desembolso de 20 millones de euros. La valla de Ceuta tiene características similares.

Para quienes no llegan desde África, las rutas de entrada varían. Desde 2005, la Confederación Española de Policía (CEP) denuncia que la frontera de los Pirineos es un auténtico “coladero”. Asegura que ciudadanos rumanos, búlgaros, chinos o indios indocumentados intentan entrar en España como pasajeros del tren que cubre el trayecto desde Milán a Barcelona. También considera un punto importante de entrada el aeropuerto de Gerona, donde aterrizan vuelos procedentes de Budapest (Hungría), en los que llegan ciudadanos rumanos, y vuelos procedentes de Francia y Alemania, que traen sobre todo inmigrantes latinoamericanos. Gustavo Fajardo precisa que los latinoamericanos llegan en avión porque objetivamente es imposible venir en patera y aclara que “entran directamente en España o a través de países de tránsito, por los que es más fácil pasar los controles.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones