Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

Intermón-Oxfam denuncia la precariedad laboral que sufren las trabajadoras en los países en desarrollo

La ONG dice que tienen contratos temporales, de corta duración, que no cobran las horas extras y que trabajan en condiciones insalubres

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 10 febrero de 2004
La organización no gubernamental Intermón-Oxfam presentó ayer dos informes en los que denuncia, una vez más, la precariedad laboral que sufren las mujeres trabajadoras en los países en vías de desarrollo.

Durante los dos últimos años, la ONG ha realizado centenares de entrevistas a mujeres de doce países (Bangladesh, Chile, China, Colombia, Honduras, Kenia, Marruecos, Gran Bretaña, Sri Lanka, Sudáfrica, Estados Unidos y Tailandia) que trabajan en el sector textil, agrícola y en el cultivo de flores.

Según Intermón, las mujeres "representan entre el 60% y el 90% de la fuerza laboral en las cadenas de producción" de los países investigados. Y se llevan la peor parte del proceso: contratos temporales y de corta duración; ritmo de trabajo frenético con la obligación de realizar horas extras que no se cobran o sólo se abonan parcialmente; salario bajo, la mayoría percibe el salario mínimo o incluso menos; trabajan en condiciones higiénicas y sanitarias insalubres; un porcentaje elevadísimo no goza de baja por enfermedad o maternidad, y muy pocas disfrutan de una cobertura sanitaria o de desempleo.

Bajo esas condiciones, las mujeres se ven obligadas a buscar soluciones drásticas para el cuidado de sus hijos. Muchas sacan a sus hijas mayores de la escuela con el fin de que se ocupen de los hermanos más pequeños. Otras veces envían a los menores con la familia más cercana, separándose de ellos durante largos periodos de tiempo. Pero además la precariedad laboral va empeorando su salud a largo plazo, apareciendo con frecuencia enfermedades respiratorias, molestias oculares y lesiones articulares.

Un ejemplo de esta situación es Honduras, donde, según Intermón, las trabajadoras textiles cobran por encima del salario mínimo, pero incluso el propio Gobierno reconoce que esa cifra sólo cubre el 33% de las necesidades básicas de la familia. Otro caso es el de Chile, donde una de cada tres recolectoras de fruta gana un salario inferior al mínimo, y realiza una media semanal de 63 horas y algunas veces hasta de 18 horas diarias. Pero uno de los informes revela casos más alarmantes, como el de las trabajadoras de una fábrica textil de Marruecos, donde realizaron unas 90 horas extraordinarias el pasado mes de julio, pero recibieron entre el 50% y 60% de las ganancias que les correspondían por ley, ya que el empresario consideró que las horas extras son su obligación.

También en los países ricos

La precariedad laboral no es ajena a los países más desarrollados. El informe señala que también las mujeres de los sectores más desfavorecidos de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Australia trabajan en pésimas condiciones, sobre todo aquellas que se llevan las tareas a casa. En Gran Bretaña, "los fabricantes entregan a las trabajadoras caseras todos los elementos para realizar un montaje que dicen que les llevará 14 horas. Ellas tardan 40. Y por ley sólo pueden recibir el 80% del salario mínimo de su trabajo", dice Intermón. También en España se dan estos abusos, en "cientos de talleres" de pequeño y mediano tamaño (entre 10 y 60 trabajadores), situados en Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia.

La ONG insta a las grandes marcas textiles a que impongan un Código Ético en el proceso, aplicando también en las operaciones en el exterior los códigos empresariales éticos válidos en general dentro de España.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones