Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

La Comunidad de Madrid dona 300.000 euros para luchar contra el abandono de niños en Rumanía

El país registra cada año entre 4.000 y 5.000 abandonos de menores

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 31 enero de 2006
Cada año se producen en Rumanía entre 4.000 y 5.000 abandonos de niños de familias desarraigadas o sin medios para mantenerlos. Un grupo de españoles de los hermanos Maristas intenta paliar en la medida de lo posible esta situación haciendo uso de su casa de acogida de Bucarest.

Los seis hermanos Maristas, cinco de ellos españoles, que llevan adelante este proyecto están terminando de construir una "aldea" infantil con cuatro casas, en la que piensan atender, educar y proporcionar un hogar a los 40 chavales que llegan hasta ellos enviados por el juez.

De viaje oficial a Rumanía, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y los miembros de la delegación que la acompaña han visitado el hogar para niños de ente 6 y 18 años que regentan los hermanos Maristas en el extrarradio de Bucarest. El objetivo de la visita era entregar a los Maristas un donativo de 300.000 euros de la Comunidad de Madrid, que les ayudará a acoger a partir del verano próximo a 40 niños y niñas que hoy mendigan solos en la calle. En concreto, los 300.000 euros de la Comunidad de Madrid ayudarán a construir una sala polideportiva en la nueva aldea infantil, para que los pequeños practiquen deporte en un país frío como es Rumanía.

El problema de los niños abandonados en Rumanía "viene de largo" y se ha agravado en los últimos tiempos con la prohibición de las adopciones internacionales, de manera que algunos se ven obligados a "ocupar" casas abandonadas para cobijarse o a calentarse en las cañerías de agua caliente que pasan por la calle, según explicó el padre Juan Carlos, uno de los Maristas que colabora en este proyecto.

Los Maristas se financian con donativos de Cáritas, de Caja España, de su propia asociación y con los ocho euros que el Gobierno rumano les da mensualmente por cada niño, teniendo en cuenta que el salario medio en Rumanía no supera los 150 euros al mes.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones