Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

La Ley de Dependencia necesitará ajustes continuos para garantizar su eficacia, según un informe

Dentro de dos décadas el número de dependientes podría llegar a los 2,3 millones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 26 octubre de 2006
La futura Ley de Dependencia, actualmente en trámite parlamentario, "tendrá que ser revisada enseguida" para asegurar su eficacia. Es la previsión de algunos expertos después de analizar en profundidad el problema de la dependencia en España, una situación que afecta a casi 1,3 millones de personas, y las perspectivas que abre la creación del futuro sistema nacional de cobertura social.

Según Antonio Abellán, profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y uno de los coordinadores del informe "Envejecimiento y Dependencia. Una mirada al panorama futuro de la población española", la Ley es "muy positiva" pero también "muy compleja".

La financiación poco detallada, el encaje de la ley en las competencias en asuntos sociales que ejercen las autonomías, y la falta de concreción en el grado de cobertura que tendrán los dependientes en función de su grado de necesidad, abren, en opinión de Abellán, grandes interrogantes que exigirán un gran acuerdo "entre partidos políticos" y retoques continuos hasta que el modelo se amolde a las necesidades de la sociedad española.

Envejecimiento de la sociedad

La falta hasta ahora de un marco integral de atención a las personas que por edad o enfermedad necesitan ayuda en el día a día es el principal punto débil del sistema español del bienestar. Más aún, dicen los autores del estudio, cuando las proyecciones demográficas hablan de una sociedad muy envejecida para el año 2025.

La expectativa media de vida se incrementará unos tres años, hasta los 80 en el caso de los varones, y 86 en el de las mujeres. Un 6,5% de la población será octogenaria por lo tanto, y dentro de dos décadas el número de dependientes podría llegar a los 2,3 millones. En paralelo, la natalidad, que repunta estos años gracias a las madres inmigrantes, se estancará.

En ese contexto, el actual modelo, que en más del 80% de los casos carga sobre las familias -la mujer- la atención a los mayores y dependientes "es insostenible", advierten los expertos. Sobre todo porque los jóvenes cada vez son menos, la familia tradicional, con muchos miembros, esta desapareciendo, y la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral, pone en peligro el puntal principal del cuidado a los mayores y discapacitados.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones