Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

La OMS reclama más ayudas para afrontar la situación sanitaria en el Congo

Los principales problemas son la atención a los desplazados, el riesgo de un brote de cólera y la amenaza de una epidemia de sarampión

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 7 noviembre de 2008
Si bien los suministros médicos proporcionados por gobiernos extranjeros para ayudar a la República Democrática del Congo han experimentado un crecimiento, se precisa de más asistencia para afrontar las "acuciantes" necesidades sanitarias del país, según un llamamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Imagen: CONSUMER EROSKI

Así, el Gobierno de Noruega confirmó a principios de esta semana que proporcionaría casi 30 toneladas de medicamentos para tratar a 150.000 personas durante un mes contra las enfermedades diarreicas, traumatismos y otras afecciones críticas. Asimismo, mandará ocho equipos de potabilización de agua. Por otra parte, el Gobierno de Italia se ha comprometido a mandar diez toneladas de suministros médicos para tratar durante un mes a 60.000 pacientes.

Aunque la OMS está "sumamente agradecida" por la ayuda que recibe de sus asociados, es esencial que aumente el apoyo externo en forma de medicamentos para poder salvar la vida de miles de personas afectadas por la crisis humanitaria en la República Democrática del Congo, señaló Eric Laroche, subdirector general del grupo orgánico de la OMS de Acción Sanitaria.

Los brotes de sarampión o enfermedades diarreicas pueden agravar las penalidades que afrontan las personas desplazadas

En Kivu del Norte se cuentan 1,5 millones de desplazados debido a los enfrentamientos entre el ejercito y grupos rebeldes. Durante los primeros nueve meses de 2008, esta región sufrió tres epidemias de cólera y sarampión. A la reciente escalada de violencia ha seguido un aumento del número de casos y defunciones confirmados vinculados con esas enfermedades, que son muy mortíferas y pueden propagarse con gran rapidez entre las poblaciones desplazadas si carecen de la atención sanitaria adecuada.

La OMS ha puesto además en marcha un plan de respuesta sanitaria de emergencia para tratar a las poblaciones afectadas de Kivu del Norte y del Sur, donde no llega al 80% el porcentaje de la población vacunada. Se teme que los brotes de sarampión o enfermedades diarreicas puedan agravar las penalidades que afrontan las personas desplazadas.

Insuficiente atención

Los tres problemas sanitarios más importantes en la zona a juicio de la OMS son la insuficiencia de la atención que se presta a los desplazados, el riesgo de que se registre un brote de cólera y la amenaza de una epidemia de sarampión. Se necesitan medicamentos, equipos, programas de vacunación y personal para proporcionar atención de salud de calidad a 2,5 millones de personas desplazadas y residentes, así como para responder en menos de 72 horas a cualquier brote de cólera, sarampión y tos ferina.

500.000 menores de cinco años necesitan protección frente al paludismo

Igualmente, 500.000 menores de cinco años necesitan protección frente al paludismo y 100.000 mujeres embarazadas requieren con urgencia atención obstétrica y neonatal, según la organización.

Ayuda de Unicef

El Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) calcula que en los últimos cuatro días al menos 100.000 personas se han visto obligadas a huir de los enfrentamientos armados entre el ejército del Congo y los grupos rebeldes.

Gracias a la apertura de un corredor para la ayuda humanitaria en la región oriental, la agencia de la ONU ha podido distribuir galletas de alto contenido energético y productos medicinales para los niños y niñas desplazados y sus familias.

La situación es tan desesperada que la distribución de alimentos entre los desplazados ha estado a punto de provocar motines. “La gente que llegaba se arremolinaba frente a nuestros puestos y se abalanzaban para obtener la ayuda. ¡Y lo que estábamos entregando eran galletas! Eso demuestra el grado de desesperación reinante”, comenta Jaya Murthy, especialista en Comunicación de la Oficina de Unicef en la ciudad de Goma.

“Eso fue hace una semana”, agrega Murthy. “Nos consta que muchos de los refugiados no han comido nada desde entonces, de manera que deben estar desfalleciendo de hambre”.

La mayoría de los pobladores de Kivu son agricultores y, como están desplazados, “no pueden cultivar sus tierras y carecen de todo medio de subsistencia. No tienen ni comida para alimentar a sus familias ni dinero para comprar alimentos”, advierte el experto de Unicef. “Nuestras posibilidades de acceso a muchas zonas de Kivu septentrional han sido limitadas. Hemos recibido informes sobre niños y niñas que han quedado separados de sus familias. Nos preocupa profundamente el bienestar de esos menores”.

Se calcula que desde 1996, cuando se desató el conflicto en el Congo, la violencia ha causado la muerte de cinco millones de habitantes, en la mayoría de los casos debido a enfermedades prevenibles y al hambre.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones