Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

Varias ONG británicas acusan a la petrolera Total de no respetar los derechos humanos en Birmania

Advierten de que el trabajo forzoso no ha sido erradicado pese a que la compañía afirma lo contrario

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 23 marzo de 2005
Varias organizaciones no gubernamentales del Reino Unido, con Burma Campaign UK (BCUK) a la cabeza, han acusado a la petrolera francesa TotalFinaElf de no respetar los derechos humanos en Birmania. Según esta ONG, el trabajo forzoso no ha sido erradicado pese a que la compañía afirma lo contrario. "Cualquier declaración de Total acerca de la erradicación de todas las formas de trabajo forzado simplemente es falsa", apunta.

BCUK acusa a la compañía de creer que la industria petrolífera está "por encima de la ética y la moralidad" al asegurar que los recursos naturales "no se encuentran necesariamente en democracias". Total, explica la ONG, ya conocía la situación de los derechos humanos cuando decidió entrar en el país asiático, y en especial en la zona por la que cruza el oleoducto de Yadana, de hecho, afirma, contrató al Ejército birmano para la vigilancia de esta infraestructura.

"Estas tropas no respetan las leyes internacionales ni los derechos humanos ni las normas establecidas en el código de conducta de Total, y la petrolera es responsable de ello", denuncia la ONG, recordando que esta compañía "ya conocía muy bien la reputación del Ejército birmano antes de 1992" y que "a pesar de ello lo contrató" para servicios de seguridad.

Asimismo, las ONG rechazan el argumento de que la presencia de la compañía es beneficiosa para las comunidades locales, en las que ha implantado proyectos de asistencia sanitaria y microcréditos para la agricultura. "Si Total está genuinamente preocupada por los birmanos, puede seguir pagando estos programas cuando se marche del país -indican-, al fin y al cabo es la cuarta petrolera del mundo".

También consideran que, en vista de la reducida población de las zonas por las que pasa el oleoducto, "está claro que muy pocos se verían afectados si Total se retirara de Birmania". El mayor impacto, aseguran, lo sentiría la Junta Militar en el poder, ya que son los ingresos por negocios con empresas como Total los que "aseguran su supervivencia".

Por último, acusan a la compañía de dar muestras de una "arrogancia extrema" al decir que la población birmana desea que Total continúe con sus actividades, teniendo en cuenta "que la libertad de expresión en el país está reprimida y controlada por el socio empresarial de Total, la Junta Militar".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones