Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Anuncian novedades para el GPS estadounidense para poder competir con el Galileo europeo

El nuevo sistema ofrecerá mayor precisión y protección frente a intentos de sabotaje

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 28 noviembre de 2007
Ante la llegada de Galileo, el sistema europeo de posicionamiento geográfico, el GPS estadounidense se prepara para una actualización y mejora de sus servicios. La intención es que pueda ofrecer las mismas capacidades que se anuncian para su homólogo europeo. Los ingenieros estadounidenses preparan ya el futuro lanzamiento de los satélites GPS III, cuya primera fase de lanzamiento será en 2013, mientras que la puesta en servicio de Galileo está prevista para finales del año 2012. La nueva red GPS estará formada por una constelación de 32 satélites y se establecerá progresivamente, en tres tiempos. En comparación con el actual servicio GPS, "los satélites GPS III ofrecerán una navegación mejorada a los usuarios tanto civiles como militares gracias a una mayor precisión y a una mayor protección frente a intentos de sabotaje" por parte de países enemigos, explicó el coronel David Madden, responsable del servicio GPS de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

Estados Unidos pretende mantener así la hegemonía de su sistema, que se ha convertido en una infraestructura indispensable tanto desde un punto de vista económico a escala mundial como desde el punto de vista militar. El sistema GPS III promete nuevos avances, tales como un poder de transmisión de datos cerca de 500 veces superior al actual. Además, tendrá una gran resistencia a las interferencias no previstas y un margen de error de tan sólo un metro, igual que el sistema Galileo.

El nuevo sistema GPS no dispondrá tampoco de "capacidad de distorsión" por parte de militares estadounidenses. Y es que, originariamente, los datos proporcionados por los militares para organismos civiles eran alterados voluntariamente, lo que afectaba a su precisión, y siempre por motivos de seguridad. No obstante, la Casa Blanca había suspendido ya el uso de esta función en el año 2000.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones