Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

España contará con el segundo ordenador más rápido del mundo

Este ingenio permitirá realizar cálculos precisos sobre emisiones de dióxido de carbono, entre otras cosas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 28 febrero de 2004
El Gobierno anunció ayer la futura instalación en España del segundo ordenador más rápido del mundo, después del ubicado en Japón. El modelo será construido y operado de forma conjunta con la multinacional informática y tecnológica IBM, según dijo el ministro de Ciencia y Tecnología, Juan Costa.

Para acoger la computadora, el Ejecutivo erigirá un nuevo Centro Nacional de Computación que se emplazará en Cataluña, según los términos del acuerdo suscrito con la empresa. A la instalación tendrá acceso "toda la comunidad científica española e internacional", dijo Costa, gracias a acuerdos que se suscribirán con otros países, así como los investigadores de IBM. La inversión prevista es de 70 millones de euros en los próximos cuatro años, con los que el Gobierno financiará parte de los gastos de diseño, ingeniería, construcción y funcionamiento de la máquina; también, algunos proyectos científicos concretos.

Según los cálculos del Ministerio, unos 4.000 investigadores españoles y foráneos utilizarán al año el nuevo ordenador, cuyo calendario de uso y programación de proyectos diseñará un Consejo Científico independiente. Tendrán prioridad las aplicaciones médicas y medioambientales, señaló Costa.

Capaz de ejecutar 40 billones de operaciones por segundo y dotado de la memoria de 18.000 ordenadores, el supercomputador español será "el más rápido del mundo de propósito general", subrayó Costa. Tendrá además la capacidad de 4.500 procesadores, lo que facilitará su uso simultáneo por varios grupos de investigación.

Permitirá acelerar los procesos de cálculo más complejos y acortar los tiempos de experimentación en investigaciones biomédicas y farmacológicas; cálculos precisos sobre emisiones de dióxido de carbono (CO2), simulaciones virtuales sobre mapas hídricos, o sobre la evolución de crisis medioambientales y sanitarias, entre otras aplicaciones, que incluyen también la aeronáutica y la automoción.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones