Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías

Euskaltel y Orange pugnan por el control de sus clientes de móvil

La compañía gala reclama como suyos los clientes que hasta ahora pertenecían a Euskaltel

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 16 octubre de 2006
Orange, la compañía francesa que ha adquirido Amena, y Euskaltel están luchando para controlar a los casi 500.000 usuarios de telefonía móvil que contrataron los servicios con la operadora vasca y que la firma gala reclama como suyos. La decisión de la empresa que preside José Antonio Ardanza de convertirse en operador virtual de telefonía móvil y de romper su acuerdo con Amena para establecer uno nuevo con Vodafone ha generado un terremoto en el sector sin precedentes en España. La amigable relación que nació de un pacto político entre el PNV y el PP, en tiempos en los que los nacionalistas sostenían con sus votos en el Parlamento de Madrid al Gobierno de José María Aznar, se ha transformado ahora en una lucha sin cuartel en el terreno empresarial.

Advertencias

Orange, filial de France Télécom, ha comunicado que Euskaltel, que ha actuado hasta ahora como comercializador de Amena ya no le representa, que sus usuarios de telefonía móvil en el País Vasco deben ahora dirigirse a un teléfono de atención de la operadora francesa para cualquier consulta y, además, que aquellos que utilicen tarjetas prepago no podrán recargarlas a través de las vías ordinarias como cajeros automáticos, centros de atención al cliente, que estén vinculadas a la compañía vasca.

De momento, estas advertencias, lanzadas a través de anuncios en prensa, no se han convertido en realidad. Ayer todavía se podía contratar un teléfono de Orange a través de la red comercial de Euskaltel, así como recargar las tarjetas prepago por los canales tradicionales. Incluso, el grupo que preside Ardanza aseguraba que disponen de fórmulas alternativas para garantizar a todos sus clientes que podrán disfrutar del servicio sin interrupciones.

Mensajes contradictorios

Su director general, Alberto García Erauzkin, acusó ayer a la firma francesa de demostrar una absoluta falta de respeto por los clientes con una actuación que, a su juicio, tan sólo pretende confundirles. Los usuarios de telefonía móvil de Euskaltel no han cesado de recibir en las últimas horas mensajes contradictorios para que utilicen en sus relaciones con la operadora el 1414, el servicio de atención de Orange, o el 1717, que pertenece a la compañía vasca.

500.000 usuarios reciben mensajes contradictorios que les remiten a una y otra compañía de telefonía

Con fecha del 11 octubre Orange les informaba que a partir de ahora su número de Atención al Cliente es 1414. Tres días después Euskaltel les decía a través del móvil: "Para todo lo que quieras el número de atención al cliente sigue siendo el 1717".

La operadora vasca, que está recibiendo numerosas llamadas de sus clientes en busca de orientación, tal y como ha confirmado a CONSUMER EROSKI, denuncia mediante un comunicado a que ya les ha remitido y que publica en el apartado de noticias de su web (http://www.euskaltel.es/web/home.jsp#) la reacción "negativa" de Amena, ahora Orange.

Euskaltel asegura que tras anunciar en septiembre que "ha tomado la decisión de convertirse en Operador Independiente de Telefonía Móvil a partir de finales de este año", la compañía francesa ha realizado acciones "que buscan alterar el servicio, confundir y perjudicar a los clientes y trabajadores de Euskaltel", mediante ofertas "ilegales" que han sido denunciadas ante la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones y otras autoridades competentes; la utilización de datos personales de clientes de Euskaltel "para realizar acciones comerciales, atentando contra su intimidad", y haciendo desaparecer la marca Euskaltel de las pantallas de los móviles, sustituyéndola por su marca Orange.

Estas actuaciones reflejan, según Esukaltel, "la debilidad de la compañía francesa". "El cliente tiene la última palabra y nadie puede obligar a un cliente de Euskaltel a dejar de serlo", concluye la nota firmada por García Erauzkin.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones