Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Hardware

La elección del monitor

Si hay un elemento de la computadora en el que merece la pena hacer un esfuerzo económico es el monitor. Tiene una esperanza de vida mucho mayor que el resto de componentes del PC y los ojos lo agradecerán.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 7 marzo de 2005

Cuando se adquiere una nueva computadora personal, uno de los elementos a los que menos atención se presta es al monitor. Un grave error por dos motivos fundamentales:

  • Vamos a estar mucho tiempo mirándolo y conviene cuidar que tenga una buena calidad de imagen para que canse la vista lo menos posible.
  • El monitor es uno de los elementos del equipo informático que tiene más larga vida. Es decir, un buen monitor puede ser empleado sin problemas muchos años con distintas computadoras. Dado que vamos a poder amortizarlo, no hay que tener miedo de elegir uno bueno aunque sea algo más caro.
  • El tamaño de la pantalla

    Obviamente, el primer factor a tener en cuenta es el tamaño. El mínimo que dicta el sentido común son quince pulgadas. Lo más aconsejable, sobre todo si se va a emplear la computadora para jugar, ver películas o la televisión, son diecisiete pulgadas. Aquellos que vayan a trabajar con programas muy visuales como el Autocad o el Quark X Press, artistas gráficos, gente que quiera editar vídeo en el ordenador... deberían optar por un tamaño aún mayor.

    Esas pulgadas a lo que hacen referencia es a la distancia que hay entre una esquina y la opuesta en diagonal (1 pulgada = 2,54 centímetros). Por último, nunca hay que olvidar que a la hora de la verdad, salvo en los monitores planos, el área visible real será algo inferior. Un 15 pulgadas (15") suele mostrar en realidad unas 14.

    La calidad de la imagen

    Pero el tamaño del monitor no tiene nada que ver con la calidad de la imagen. Esta dependerá de tres factores:

    • La resolución es el número de puntos que puede mostrar el monitor. La mínima resolución exigible para poder trabajar a gusto es 640x480 (640 columnas de 480 puntos cada una), la máxima en monitores de al menos 19 pulgadas es de 1600x1200. La resolución que puede mostrar el monitor también depende de la tarjeta gráfica. Puede darse el caso de tener una tarjeta que no permite sacar todo el partido a la pantalla.
    • El tamaño del punto repercute en la nitidez de la imagen. Lo normal en monitores de cierta calidad es un tamaño de 0,28 milímetros, aunque los hay mejores, que no superan los 0,25 milímetros.
    • La frecuencia, también conocida como refresco vertical o barrido. Se mide en hertzios y el mínimo exigible es sesenta. Es un factor muy importante, ya que está directamente relacionado con el cansancio visual.

    Mejor plano

    Indudablemente sí. El típico monitor basado en un tubo de rayos catódicos (CRT), al igual que los televisores, está en franca retirada. Los precios de los monitores planos bajan continuamente y a estas alturas interesa sin duda hacer un pequeño esfuerzo económico suplementario y adquirir un monitor plano, ya sea de cristal líquido (LCD), los más populares, o de plasma u orgánicos (OLED) .

    Sus ventajas son muchas:

    • La más obvia es que ocupan menos sitio en el escritorio. Un monitor de 17 ó 21 pulgadas deja inutilizable media mesa, mientras que su equivalente plano libera notablemente el escritorio.
    • Otra de sus grandes ventajas, mencionada con anterioridad, es que aprovecha todo el tamaño de la pantalla. Si tiene quince pulgadas, veremos quince pulgadas y no catorce. Aunque también existen monitores CRT de pantalla plana en los que toda la superficie es visible y evitan la distorsión en las esquinas.
    • Produce menos fatiga visual.
    • Pesan la mitad y consumen la mitad de energía, por eso son ideales para los ordenadores portátiles.

    Sin embargo, además de ser mucho más baratos, los monitores CRT todavía superan a las pantallas planas LCD-TFT en ángulo de visión y gama y pureza de colores. En cuanto al contraste, los monitores planos ya presentan cifras cercanas al CRT (500:1) -aunque hay diferentes formas de medir, por lo que no es fácil hacer comparaciones-, pero en los TFT el grado de contraste variará en función del ángulo de visión.

    Nada como una buena tele

    Cada vez más gente emplea el monitor de la computadora para ver la televisión o disfrutar de películas en DVD. Y cada vez los monitores ofrecen mayor calidad. Pero que nadie se llame a engaño. A día de hoy la calidad de los aparatos de televisión sigue siendo mucho mayor para estos menesteres.

    Por último, si su intención es ver la tele, escuchar música, ver películas o jugar, olvídese de los monitores que traen integrados los altavoces. Pueden estar muy bien para gente que simplemente quiera tener audio y ahorrar espacio, pero no ofrecen aún una calidad de sonido demasiado buena. Resulta mucho más efectivo adquirir un buen juego de altavoces surround si se desea sacar aún más partido a la experiencia.

    Te puede interesar:

    Infografías | Fotografías | Investigaciones