Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Imagen y sonido

Contenidos multimedia, ¿mejor sin disco?

Las últimas tecnologías aparecidas en el campo del ocio hacen innecesarios el CD y el DVD como soporte físico para música y películas

El soporte físico portátil (desde el vinilo y el super 8 hasta el HD-DVD y el Blu-Ray, pasando por la cinta de casete, el VHS, el CD y el DVD) ha sido imprescindible para que el usuario pudiera guardar sus archivos multimedia, ya fueran canciones o películas. Sin embargo, tanto Internet (dada su capacidad para almacenar y distribuir todo tipo de documentos) como la tecnología surgida en los últimos tiempos (grabadores de disco duro, sistemas operativos multimedia, reproductores de MP3, móviles de tercera generación…) cuestionan seriamente la utilidad del mismo en el campo del ocio. Tal es el caso de la música.

Ver pero no tocar

/imgs/2006/11/soporte3.gif

El fenómeno que ha sacudido el sector de la música comienza a extenderse hacia el campo de la televisión y el cine. La popularización del DVD vino de la mano de aparatos que reproducían las películas pero que no servían a los usuarios para grabar las emisiones televisivas, a diferencia de los vídeos VHS. Si se quería conservar algún contenido, se debía recurrir a las cintas de vídeo o bien invertir en grabadores de DVD, mucho más caros que los lectores. Una solución alternativa ha sido adaptar y conectar un PC a la televisión, algo que sólo se encuentra al alcance de los usuarios más avanzados.

Sin embargo, y gracias al incremento del número de conexiones de banda ancha, y de nuevo favorecidos por la comunicación que permiten las redes P2P, los usuarios de Internet pueden compartir las películas, los videoclips y los programas de televisión que alojan en sus ordenadores sin tener que pasar forzosamente por su almacenamiento en un disco DVD. De nuevo el soporte físico portátil, dada la gran memoria del disco duro de un ordenador cualquiera hoy en día, se hace prescindible.

Las empresas cinematográficas, que no desconocen el fenómeno acontecido en torno a la música y los programas de intercambio, ya preparan un servicio en Internet para descargar películas, por supuesto de pago.

El hardware doméstico

Con la reciente entrada en escena de los grabadores de disco duro, el concepto del disco DVD como almacén de vídeos y programas varios tiene sus días contados. Quizá perviva en la industria audiovisual, como soporte de distribución, y en el ámbito del almacenamiento de datos, pero no como herramienta de uso doméstico.


Las empresas cinematográficas preparan un servicio en Internet para descargar películas

Los grabadores de disco duro son el instrumento ideal para conservar los archivos multimedia procedentes tanto de la televisión como de Internet. Estos equipos, que aparecieron en el mercado hace dos años, poseen una memoria muy superior a la de los PC medios, pudiendo llegar en algunos casos excepcionales al Terabyte (el billón de bytes), como sucede con un prototipo de la marca Hitachi. En realidad son una computadora adaptada para funcionar como grabador.

La desaparición de la televisión analógica, planeada para el 2010, facilitará que estos grabadores se popularicen, ya que las marcas los están incluyendo en los sintonizadores que los consumidores necesitarán comprar para poder disfrutar de la televisión digital terrestre.

Una pantalla en la palma de la mano

A los grabadores de disco duro hay que sumar el hardware portátil como las PDA, los Pocket PC, los smartphones (la combinación entre teléfono móvil y PDA) y los teléfonos móviles con capacidad multimedia. Todos ellos pueden contener y mostrar archivos audiovisuales, ya sean descargados de la Red o de un grabador de disco duro.

Las versiones más avanzadas de estos aparatos disponen de una memoria interna de varios Gigabytes, que combinada con un software multimedia permite tanto ver vídeos como oír canciones o podcast. “Las tecnologías de fabricación son más eficientes y es lógico que se incremente la capacidad de almacenamiento de los dispositivos, porque el vídeo y el sonido ocupan más espacio”, indica Albert Cuesta, de CanalPDA.

Cuesta pone como ejemplo de esta tendencia el modelo LifeDrive de Palm, que se promociona como “visor portátil de vídeos” con su pantalla de 3,8 pulgadas y su capacidad de albergar 4 Gigabytes de datos. “Te regalan un software que convierte los DVD al formato que utiliza la PDA”, explica.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones