Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Imagen y sonido

Imagen de cabecera del reportaje especialPrueba práctica de cuatro reproductores multimedia: iPod Nano, Blu:Sens P28 , Creative Zen V Plus y Samsung YP-T9

Las mejores opciones, el iPod y el Creative

Todos ellos están dotados de memoria de almacenamiento del tipo 'flash', y poseen una capacidad entre 2 y 8 Gigabytes. Su precio de venta al público se mueve entre los 129 euros y los 190 euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 31 octubre de 2007

Apple iPod Nano

LO MEJOR: Su apariencia estética, su usabilidad y la resolución de su pantalla para ver vídeos.

LO PEOR: Su dependencia absoluta de iTunes.

Aspectos estéticos

/imgs/2007/10/apple-ipod.jpgEl nuevo reproductor presentado por Apple es la tercera generación del modelo Nano. Un modelo que tiene un grosor de tan sólo 6,5 milímetros. Gracias a su delgadez, es muy cómodo para guardarlo en los bolsillos del pantalón sin que se note su peso o abulte de manera incómoda. En general, resultó tan cómodo de llevar como el móvil, no se apreció la diferencia.

El material de la placa delantera es aluminio. Se trata de un material fácil de limpiar y sobre su superficie no se dejan huellas o restos de suciedad, por lo que el reproductor siempre tiene un aspecto agradable. Sin embargo, la rueda de mandos del iPod Nano es muy fácil de rayar. Probamos con el canto de una moneda y con una uña, y vimos que ambos métodos son capaces de dejar una leve marca en su superficie.

Las mismas acciones se realizaron en la parte posterior de este reproductor, elaborada con acero inoxidable. A los pocos días de usar este modelo, la placa ya presentaba marcas y arañazos sobre su superficie, y también de marcas de los dedos en la manipulación del dispositivo.

Los auriculares del iPod Nano se colocaron con facilidad en la oreja, pero después de una hora de uso, el especialista empezó a sentir dolor en los oídos. La calidad del sonido fue buena: hay que tener en cuenta que el dispositivo lleva incorporado un limitador de volumen por defecto para no dañar el oído. Este limitador puede ser inhabilitado por el usuario para poder aumentar el volumen.

La visualización de vídeo en exteriores e interiores fue muy buena, con una gran resolución en el contenido reproducido. No obstante, tiene el inconveniente de que para reproducir un archivo de vídeo previamente hay que convertirlo mediante el programa Quicktime (u otra aplicación similar que se puede descargar desde Internet) al formato apropiado para su reproducción en este tipo de dispositivos (MOV, el natural de Quicktime).

En las pruebas realizadas, una película de 90 minutos precisa unos 40 minutos de recodificación y transmisión desde el ordenador al reproductor. Y, además, si el archivo de vídeo tiene formato inicial DivX, será necesario buscar un ?códec? (complemento que le permite a un ordenador reproducir un formato de vídeo o de sonido) en la Red para poder adaptarlo a Quicktime. Esto representa un inconveniente porque DivX es el formato por excelencia para compartir películas en Internet. Esta, no obstante, es una característica presente en todos los reproductores que hemos estudiado y que reproducen vídeo. De hecho, este tipo de conversiones son incómodas por el tiempo que se pierde en el cambio de formato.

Respecto a la batería, según las pruebas realizadas, su duración en reproducción continua y con un volumen de sonido medio es de unas 27 horas cuando se reproducen archivos de audio y cinco horas cuando lo que se reproduce es un vídeo.

Usabilidad del Apple iPod Nano

/imgs/2007/10/ipod-doble.jpgEl iPod Nano incorpora una interfaz gráfica que divide la pantalla en dos. En la parte de la izquierda presenta el menú en forma de listado, donde mediante la rueda de control se puede navegar por los diferentes apartados de opciones. La parte de la derecha incluye información adicional sobre algunas de las opciones del menú que se hayan seleccionado, o bien muestra de forma automática y aleatoria algunas de las fotografías, carátulas de discos y vídeos que se encuentren incluidos en el reproductor.

Esta división de la pantalla no resulta una gran aportación en la interfaz del menú, mas allá de lo estético, e incluso, llega a resultar molesta en algunos momentos, puesto que resta usabilidad y facilidad de navegar por determinadas opciones del menú. Aun así, nos resultó fácil movernos por las diferentes opciones después de un par de minutos en los que probamos los diferentes botones y acciones básicas.

Una de las opciones que nos ha parecido más llamativa de este modelo es la inclusión de una navegación por carátulas llamada ‘Coverflow’, que permite seleccionar la canción o álbum que se busca mediante la visualización de la carátula. La inclusión de las carátulas junto con el álbum correspondiente debe realizarse mediante la aplicación iTunes instalada en el ordenador. Para ello, como para muchas otras prestaciones vinculas al iPod, no se puede usar otro programa diferente a iTunes.

Es necesario estar registrado en la tienda Music Store (lo que incluye dejar el número de la tarjeta de crédito, aunque no se pague nada) para poder descargar de forma directa las carátulas de los discos que estén en la biblioteca. La tienda de iTunes permite comprar música, vídeos y juegos para sincronizar el contenido con el reproductor de Apple. El otro sistema para introducir las carátulas es buscar la imagen en formato JPG en Google o Yahoo! e introducirla en el apartado de ‘Etiquetas’ de cada canción.

La velocidad de la búsqueda en el modo ‘Coverflow’ ha mejorado respecto a la primera versión de la interfaz gráfica de este modelo. Ahora bien, las carátulas de algunos álbumes que se encuentran correctamente catalogados aparecen duplicadas o triplicadas en el ‘Coverflow’, lo que entorpece la búsqueda.

Por último, una opción cómoda de este reproductor es que ?se acuerda? del momento en el que el usuario abandona la reproducción de un contenido, para volver al mismo punto de la reproducción cuando se vuelva a utilizar.

Software de reproducción

/imgs/2007/10/chica-cascos.jpgLa aplicación utilizada para traspasar información desde el ordenador al reproductor es el programa iTunes, cuyas versiones se encuentran disponibles para plataformas Windows y Mac OS, no así para Linux. Aunque si un iPod se ha utilizado en primer lugar en uno de los dos sistemas operativos (por ejemplo en Mac OS) debe ser formateado de nuevo, o restaurado, para su utilización en entornos del otro sistema operativo. Esto representa un inconveniente a tener en cuenta cuando se tienen ordenadores de diferente arquitectura (por ejemplo un portátil Mac y un sobremesa con Windows) y se quiere poder viajar con la información multimedia del iPod encima. Si se usan dos ordenadores con el mismo sistema operativo, no será necesario formatear completamente el reproductor, pero sí desaparecerán todas las canciones que se guarden en él.

Mediante esta aplicación se centralizan todas las acciones que se pueden realizar con el dispositivo. Desde importar música en CD a organizar la librería multimedia. Una vez conectado el reproductor al ordenador, mediante esta aplicación se pueden realizar de una forma sencilla las tareas de sincronización de la biblioteca de música, vídeos y fotografías. De hecho, la sincronización entre el ordenador y el reproductor es la más rápida de todos los reproductores analizados.

Para llevar a cabo la sincronización es necesario que la biblioteca de música y vídeos se encuentre disponible en iTunes. De esta manera, siempre que se graben canciones en un iPod se duplicará la biblioteca de canciones en el ordenador, pues iTunes guarda una copia de las canciones en una biblioteca que lleva el mismo nombre. Éste es un factor a tener en cuenta, ya que si el usuario no borra asiduamente las canciones que cambia, se encontrará a la larga que iTunes le ?come? una buena parte del disco duro que tal vez desee tener disponible para otras funciones.

Sin embargo, en el caso de podcasts de audio y vídeo (emisiones de audio o vídeo bajados de forma periódica de una página web), la duplicación de copias puede ser muy útil, ya que la aplicación se puede encargar automáticamente de descargar nuevos episodios de las emisiones que se hacen desde las páginas de Internet, para posteriormente traspasarlos al reproductor y borrar del mismo los episodios anteriores que ya se hayan escuchado o visualizado.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones