Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Biometría: la tecnología nos vigila

Las técnicas de autentificación biométrica más extendidas son el reconocimiento de la huella dactilar, facial, de voz, del iris y de la firma

El alto costo de las tecnologías, los bajos niveles de éxito y el riesgo de violar la privacidad de cada uno ha frenado durante años el crecimiento de la biometría, la tecnología que utiliza las características biológicas únicas para identificar a personas con fines de seguridad. Sin embargo, la tensión en que la amenaza terrorista ha sumido a numerosos países ha propiciado que la biometría esté comenzando a vivir su edad de oro, hasta el punto de que dentro de pocos años será habitual la convivencia con estos sistemas de control mediante el reconocimiento dactilar, facial o del iris. ¿Dónde está el límite? En España la cesión de la información, o la utilización de datos con finalidades distintas de aquellas para las que se obtuvieron, conlleva la intervención de la Agencia de Protección de Datos.

Extensión mundial de la biometría

No sólo en EEUU se están aplicando estas tecnologías. Australia utiliza desde hace tiempo en sus aeropuertos la llamada “puerta inteligente“, que usa la identificación facial para permitir el paso de la tripulación de la aerolínea australiana Qantas. Asimismo, otros aeropuertos europeos también están acogiendo las pruebas de diversos dispositivos biométricos. El aeropuerto alemán de Frankfurt y Lufthansa, la segunda mayor aerolínea europea, han comenzado hace unos meses a probar una tecnología, desarrollada por Siemens, que coteja las huellas dactilares de los viajeros con sus pasajes. Si bien en estos momentos se está probando con los empleados de la propia línea aérea, se espera que a partir del próximo año los pasajeros también participen. En Francia se está probando en el aeropuerto parisino de Charles de Gaulle, por iniciativa de Air France, un sistema piloto de identificación por huella digital, desarrollado por la multinacional de alta tecnología Sagem.

Además de las citadas aplicaciones, la biometría permite otros usos. En Mauritania han introducido el sistema de reconocimiento dactilar en los procesos electorales, debido a que gran parte de la población es analfabeta, por lo que la identificación por rúbrica es poco eficaz. En España, las empresas Indra, Software AG y Telefónica han conseguido un contrato gubernamental de 12 millones de euros para poner en marcha el proyecto de DNI electrónico. En Reino Unido llevan probando desde hace años cajeros automáticos capaces de reconocer el iris de los usuarios. La Brigada Nacional contra el Crimen de este país está creando una base de datos de tres millones de fotografías con el propósito de combatir la pornografía infantil. Para ello, utiliza tecnología de la empresa canadiense Imagis Technologies, que cruza fotos de niños secuestrados con imágenes que circulan en Internet y en soportes digitales. Por su parte, científicos del Imperial College de Londres están desarrollando una tecnología biométrica capaz de leer los ojos para mover un cursor de PC, guiar un misil bélico por medio de dianas electrónicas o detectar el sueño al volante de los automóviles.

Las autoridades europeas, por su parte, también trabajan para incorporar sistemas de control más eficaces. El sistema europeo de identificación de huellas digitales de demandantes de asilo y ciertos inmigrantes ilegales Eurodac empezó a funcionar en enero del año pasado en todos los Estados miembros, a excepción de Dinamarca, así como en Noruega e Islandia, según el Ejecutivo de Bruselas.

Por todo ello, el negocio parece estar asegurado. El hecho de que la Casa Blanca haya autorizado un gasto de 36.000 millones de dólares, o que se calcule que el volumen de negocio es de 100.000 millones de dólares al año sólo en EEUU, está animando la aparición de cada vez más inversores de capital riesgo o de empresas especializadas, formadas incluso por ex-militares. Además, según los especialistas, tras años de investigación, los precios están cayendo a niveles manejables y los resultados de identificación están mejorando. Según la consultora neoyorquina International Biometric Group, de los principales tipos de biometría, el registro y análisis computarizados de huellas digitales ocupan la mitad del mercado, y en segundo lugar lo hacen los sistemas de reconocimiento facial. El mercado bursátil no se ha quedado al margen y de esta manera el valor de las acciones de empresas de reconocimiento facial como Visionics o Viisage Technology, o de reconocimiento de huellas digitales como Identix, han llegado a cuadruplicarse. Por su parte, las grandes compañías que habían apostado desde el principio por la biometría ven como se refuerza su visión de futuro. Por ejemplo, IBM tiene una división dedicada a seguridad que incluye aplicaciones biométricas y emplea a más de 3.100 especialistas.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones