Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

Cómo hacer un podcast

Pasos para publicar en este formato que combina los contenidos de la radio con Internet

Un
podcast
es la mejor forma de distribuir contenidos radiofónicos por
Internet. Mezcla la calidad de sonido de una grabación digital
con la facilidad de distribución y el acceso a la carta de la
Red. Para realizar un podcast no se necesita la infraestructura de
una radio, igual que sucede en el caso de los textos y los blogs. Con
un micrófono, un ordenador convencional y el software preciso,
cualquier persona con ganas puede elaborar y distribuir sus propios
podcast. En agosto de 2008 ya había en
Internet casi 250.000 podcasts distintos, según
datos de Feedburner
.

Los contenidos del podcast

El uso de programas como Skype permite incorporar entrevistas y tertulias con facilidad gracias a los diferentes grabadores de conversaciones

¿Sobre qué se puede hacer un
podcast? Los temas son infinitos, tantos como la imaginación
de sus creadores. Se puede emplear cualquiera de los géneros
radiofónicos con las ventajas de que no hay límites en
cuanto a la duración del programa y de que se podrán
escuchar a la hora y en el lugar que prefiera el oyente y en
dispositivos como el ordenador, el reproductor portátil de MP3
o el coche.

El
uso de programas como Skype facilita la incorporación de entrevistas y
tertulias gracias a los diferentes grabadores
de conversaciones
que existen en el mercado. Entre ellos destaca
Call Graph,
gratuito y sin ninguna limitación en cuanto al tiempo de
duración de la charla. También se puede recurrir a
Pamela Call
Recorder
pero se debe considerar que limita el tiempo a 15
minutos en la versión gratuita.

Los
podcast también se nutren de música. A pesar de que
todavía no haya habido ningún problema en España
referente a las composiciones seleccionadas en los podcast, José
Antonio Gelado recomienda usar música y contenidos con
licencias Creative
Commons
, Coloriuris
o que pertenezcan al dominio público, porque sus autores así
lo hayan decidido o porque hayan transcurrido los años
pertinentes desde la muerte de los artistas en cuestión.

Se recomienda usar música y contenidos con licencias Creative Commons, Coloriuris o que pertenezcan al dominio público

“Hay muy buen material licenciado de esta
forma y además se puede hacer una labor de difusión
mediante los podcasts de los autores que han elegido esa vía
para dar a conocer sus trabajos”, explica Gelado, que desde 2004
sólo usa contenidos libres en este formato.

Hay
muchísimos sitios en Internet donde se puede encontrar música
libre. En MySpace o en sus sitios web, determinados artistas indican
que permiten su uso sin contraprestaciones porque buscan darse a
conocer. Además, varios sitios se dedican a recopilar este
tipo de licencias para fomentar el uso y la difusión de estos
contenidos. Entre ellos, Jamendo
cuenta con más de 18.000 discos publicados bajo licencias
Creative Commons que permiten la descarga y distribución de la
música o Magnatune,
donde intermedian directamente con el artista, que se lleva el 50%
del coste que cada usuario quiera pagar. Otros sitios similares son
Podsafe Audio
y Free Music
Archive
.

Subir el archivo

Una
vez que se ha montado el podcast se debe efectuar la labor de
difusión. Lo más cómodo consiste en recurrir a
sitios como Blip.tv,
que además de albergar vídeo brindan espacio gratuito
para los podcast y facilitan su difusión gracias a sus
enlaces, para que los usuarios se suscriban a través de RSS en
iTunes, Miro o
en cualquier lector de noticias.

“Ofrece
todo lo necesario para alojar podcasts de audio: acceso directo al
archivo MP3, reproductores para integrar en la web y la propia página
de cada usuario, del tipo “usuario.blip.tv”. Creo que es la
opción idónea para empezar a hacer un podcast sin
complicarse mucho la vida”, afirma Gelado sobre este servicio.
De esta manera, los oyentes pueden acceder a los contenidos a través
de streaming en el propio sitio web de Blip, en el del usuario o
descargárselos para escucharlos en un reproductor portátil.
Como se genera un RSS automáticamente, los usuarios se pueden
suscribir para enterarse de cuándo se produce una novedad.

Lo más cómodo es recurrir a sitios como Blip.tv, que además de albergar vídeo brindan espacio gratuito para los podcast y facilitan su difusión

Otra
opción se encuentra en Libsyn,
un servicio de pago cuyas tarifas arrancan en los cinco dólares
mensuales por un almacenamiento máximo de 100 megabytes y que
también genera los archivos RSS y permite incrustar el
contenido en los blogs personales de los usuarios. Castpost
funciona de manera similar a estos dos, con un límite de 100
megabytes y sin ninguna cortapisa respecto al ancho de banda
consumido en la transmisión. Ahora mismo se encuentra en fase
de pruebas cerrada y no admite más usuarios que los actuales.

Si
no se opta por servicios de este estilo, se debe alquilar espacio en
un servidor. No se necesitan características especiales y
sirve cualquiera de los que se ofrecen para alojar sitios web
convencionales. A partir de ese momento, existen múltiples
posibilidades para introducir los podcast dentro de un sitio web o
blog. Por ejemplo, utilizar Blogger como destino del contenido y
crear los RSS a través de Feedburner,
un servicio adquirido por Google especializado en esta tecnología
y que realiza los RSS específicos de los podcast.

Además, aplicaciones como Easypodcast,
para Windows y Linux, permiten crear las etiquetas del MP3 y
automáticamente generan el RSS y suben el audio al servidor
seleccionado. Para llegar al máximo número de oyentes
posible, conviene apuntar el podcast a la mayor cantidad de
directorios posible, sin olvidar el de iTunes, uno de los más
importantes.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones