Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

‘Dialers’, el timo del 906 en Internet

Navegar sin precaución puede aumentar la factura telefónica hasta 50 veces

Algunos sitios web con pocos escrúpulos ofrecen contenidos, habitualmente eróticos, ‘absolutamente gratis’, que a la postre provocan un incremento desorbitado en la factura telefónica. Su trampa, en la que se mezcla la publicidad engañosa, la artimaña tecnológica y el despiste del usuario, consiste en modificar la conexión a la Red, dirigiéndola mediante un programa dialer a un número 906. El internauta se suele dar cuenta del fraude demasiado tarde, sólo cuando recibe un enorme recibo contra el que poco puede hacer.

Iniciativas para evitar problemas

Víctima de un engaño, el internauta, indefenso, se encuentra con serias dificultades para reaccionar. En primer lugar, muchos prefieren evitar airear las páginas que han visitado y optan por mirar hacia otro lado ante una factura desorbitada.

Una vez decidido a actuar, el usuario que se siente estafado se encuentra con la imposibilidad de conocer quién está detrás del cargo en la factura. La legislación vigente no permite a los operadores desvelar el nombre de la empresa responsable del número de tarificación especial.
Sin embargo, cualquier alteración de los equipos informáticos sin el consentimiento del usuario constituye un ‘Delito de Daños’, recogido en el artículo 264.2 del Código Penal. También la LSSI (artículo 10) establece que los prestadores de servicios están obligados a facilitar su nombre, domicilio social y forma de contacto.

Código de conducta

Para atajar el caos que rodeaba el 906, la Comisión para la Supervisión de los Servicios de Tarificación Adicional aprobó un Código de Conducta con el que proteger a los usuarios. Este Código obliga a los prestadores de servicios de tarificación adicional a informar del precio máximo por minuto de llamada, de los costes en distintos días y franjas horarias y, en caso de la publicidad de Internet, a presentar los precios de forma estática y con caracteres adecuados para su perfecta visualización.

El prestador también está obligado a advertir de que la conexión va a ser modificada y a explicar de forma sencilla cómo restaurarla. Asimismo, se establece un tiempo máximo para estos servicios de 30 minutos, que deben incluir el mensaje “Sólo para mayores de 18 años”.

Pero el código, que desarrolla la normativa sobre estos servicios aprobada por la Orden del Ministerio de Presidencia y por la Resolución de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (que introduce los prefijos 803, 806 y 807), no ha conseguido erradicar los fraudes cometidos por Internet. Entre otros flecos, queda pendiente la facultad del usuario de conocer quién se esconde tras un 906.

Por eso, se han destacado una serie de medidas, recomendadas por la Asociación de Usuarios de Internet ante el aluvión de quejas recibidas y fruto del sentido común con las que se pueden evitar males mayores. Estas son algunas:

  • Desconexión de todos los números de tarificación especial. Desde hace un año, y a través del 1004 de Telefónica, se puede solicitar bloqueo de los números 906 (que se hará efectiva en un plazo de 10 días a partir de los cuales el operador asumirá los costes de este tipo de llamadas). Es la medida más radical y efectiva.

  • Comprobar de manera periódica que el número a través del cual se va a hacer la conexión es el realmente contratado, y no uno de tarificación especial (suelen empezar por 906 ó 00). Para hacer esta comprobación basta fijarse en la ventana que aparece justo antes de conectarse a la Red.

  • Prestar atención a los mensajes del navegador. Los servicios que advierten de que pulsando ‘Aceptar’ se procederá a la descarga de un archivo que modifica la conexión, confían en la propensión del internauta a apretar la tecla ‘Enter’ sin leer lo que ello supone.

  • No ejecutar archivos desconocidos. La presencia en el escritorio de un icono atractivo no debe fomentar la curiosidad de hacer ‘clic’ para ver qué sucede. Puede cambiar la conexión sin que el usuarios lo perciba.

  • Desconfiar de la publicidad que ofrece ‘absolutamente gratis’ servicios normalmente de pago. La Asociación de Usuarios de Internet (AUI) recomienda que se extreme la precaución con la publicidad de páginas de contenido erótico, fondos de escritorio, salvapantallas, logos y melodías o casinos.

CheckDialer

En la I Campaña Nacional de Seguridad en la Red, presentada en octubre de 2001 (de noviembre de 2002 hasta el 7 de enero de 2003 tuvo lugar la III Campaña), la Asociación de Internautas (AI) puso a disposición de los internautas el programa CheckDialer, desarrollado por Hispasec Sistemas.

CheckDialer es un programa para Windows que controla las conexiones que se realizan a través de un módem: detecta el número marcado y lo compara con una ‘lista negra’. Si el número coincide con alguno de los prohibidos, detiene la marcación y avisa al usuario.

Mediante la opción más restrictiva y segura, es posible configurar una lista de ‘números permitidos’ que serán los únicos con acceso a Internet. El programa se descarga gratuitamente y sólo pesa 139 KB.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones