Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Nuevas tecnologías > Internet y telecomunicaciones

¿Es más caro el móvil en España que en el resto de Europa?

La cesta tipo de llamadas es la más cara de la UE, aunque el precio por minuto se aproxime al coste medio en toda Europa

Img mobileprice portada Imagen: Tore Urnes

Con un gasto mínimo mensual de 35,89 euros, superior en 16 euros a la media de la Unión Europea (UE), España tenía en 2008 los precios más altos de Europa en telefonía móvil, según el informe anual sobre el mercado único europeo de las comunicaciones electrónicas que elabora Bruselas. Este dato se basa en una cesta tipo mensual que trata de simular el comportamiento habitual de los consumidores e incluye 65 llamadas, 50 mensajes cortos y 2 o 3 mensajes multimedia. La cifra, en lugar de obtenerse del conjunto de operadores que prestan sus servicios en el país, sólo tiene en cuenta las tarifas estándar de Movistar y Vodafone, los líderes en este mercado.

La cifra de 35,89 euros se obtiene a partir de las ofertas más baratas de ambos operadores y contrasta con fuerza con lo que ocurre en otros países. Supera ampliamente (casi 6 euros) al dato equivalente más inmediato, el de Francia, y dobla al de Alemania o Portugal. Este indicador afianza la imagen de tarifas altas que mantiene la telefonía móvil en España, aunque obvia que en el mercado existen otros operadores. Entre ellos destacan los OMV (operadores móviles virtuales) que se caracterizan por sus tarifas más reducidas. Aunque estos siguen siendo minoritarios, poco a poco van ganando cuota de mercado.

El estudio también pasa por encima de las posibles combinaciones de tarifas que se pueden hacer y que consiguen abaratar el precio por minuto

El estudio también pasa por encima de las posibles combinaciones de tarifas que se pueden hacer y que consiguen abaratar el precio por minuto, y si bien es cierto que encontrar la tarifa adecuada a cada gasto supone un esfuerzo que no todos los consumidores están dispuestos a realizar, no lo es menos que esas opciones están disponibles para cualquier consumidor y que las operadoras las facilitan con diversos programas.

La Comisaría europea de Telecomunicaciones, impulsora del estudio, ha promovido en los últimos años la competencia y el abaratamiento de los precios de las comunicaciones. Así, entre sus medidas se pueden citar las reducciones de tarifa de las llamadas realizadas en roaming dentro de la UE, y prevé actuar sobre el coste de los mensajes cortos en itinerancia.

El precio medio por minuto de la telefonía móvil española es inferior al de Dinamarca y Holanda

Para una imagen más fidedigna del panorama de la telefonía móvil en España conviene atender, en conjunción con el anterior, a otro dato que proporciona el citado informe. El precio medio por minuto de la telefonía móvil española asciende a 17 céntimos de euro, tres céntimos más que la media de la UE. Se trata de un resultado inferior al de Dinamarca (27 céntimos) y Holanda (20 céntimos), pero superior a Alemania (12 céntimos) o Italia (11 céntimos).

Esta cifra se obtiene dividiendo los ingresos totales de los operadores entre el número de minutos consumidos y muestra que España se encuentra en la parte media alta de la UE por coste. Así, un consumidor medio se gasta 308,56 euros al año, 26 euros más que la media del resto de la UE. El país con el gasto más alto de Europa es Francia, con una media de 426 euros.

Otros datos del informe

El informe contiene otros datos estadísticos interesantes, como la constatación de que existen muchas más líneas que personas. El índice de penetración de la telefonía móvil en Europa es del 118,9%. De esa cantidad de líneas, más de 91 millones corresponden a teléfonos de tercera generación, que permiten mayores velocidades de transferencia de datos. En España se alcanza a un 114,2% de la población e Italia destaca en esta clasificación con un porcentaje de 152%. De hecho, sólo cuatro países no alcanzan la cifra media de un móvil por habitante: Francia (83%), Malta (95%), Letonia (96%) y Eslovaquia (98%).

Un consumidor medio español gasta 308,56 euros al año, 26 euros más que la media del resto de la UE, pero menos que los franceses

Los mensajes cortos continúan siendo una parte importante de la facturación de los operadores. Según el informe, suponen el 11% de los ingresos en la UE. De todas maneras, la extensión de los operadores móviles virtuales, que ofrecen precios más reducidos que los 15 céntimos más IVA que establecen las tres principales compañías, junto con los diferentes paquetes de descuento ofertados por éstas, contribuyen a abaratarlos.

En Europa todavía la mayoría de los usuarios prefiere los móviles prepago, en concreto casi seis de cada diez usuarios se decantan por este método, aunque esta modalidad sigue una tendencia descendente y han reducido su cuota en casi tres puntos porcentuales respecto a 2007. España ronda la media y el 61% de los consumidores se han decantado por este tipo de tarjetas.

Ahora bien, Italia y Malta destacan como los países donde más ha cuajado el sistema y en ambos casi nueve de cada diez personas pagan así su consumo de telefonía móvil. En el lado contrario, en Dinamarca el 86% prefiere abonar sus facturas mediante un contrato mensual.

España logra un buen dato en cuanto al número de líneas de banda ancha móvil, que alcanzan el 25,9 % en enero de 2009. La mayor parte de las mismas se conecta a través del propio terminal y no de tarjetas o módems que trasladen Internet a un ordenador portátil, cuya presencia se reduce a un 2,6% de las líneas, una cifra que se sitúa próxima a la media europea (2,8%).

España destaca en la portabilidad

Mientras en nuestro país la portabilidad resulta gratuita, en otros países, como Holanda, se cobra una cantidad variable por conservar el número cuando se cambia de compañía

España destaca en Europa por la relativa
rapidez con que se tramitan las peticiones de portabilidad, es decir,
cambiar de operador y conservar el número de teléfono.
La demora media se establece en cinco días. Según el
Informe, esto ayuda a conseguir un mercado competitivo. Así,
el 35% de los números móviles se han cambiado de
operador alguna vez, lo que supone un total de 18,3 millones de
portabilidades y más de cuatro millones el pasado año.

En Europa la media para marcharse a otro operador
se establece en 8,5 días, con diferencias reseñables
entre países en que se realiza en un día (Irlanda y
Malta) y otros en que se alarga hasta la friolera de los 38 días
de Polonia o los 15 de Italia. España e Italia son los países
con mayor cantidad de números portados mientras que Finlandia y
Dinamarca lideran esta clasificación si se considera el
porcentaje respecto al total de usuarios. Mientras en nuestro país
este trámite resulta gratuito, en otros países se cobra
una cantidad variable que oscila entre el euro que se cobra en
Holanda y los 45 euros de Malta.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones